Skip to main content

Full text of "Por acrisolar su honor, competidor hijo, y padre : comedia famosa"

See other formats


^ •. .'J 



V. 




/ '^'^^ <yy^x^y?zjeA^^^^^ 



N.z8. Pag 
COMEDIA FAMOSA. 

POR ACRISOLAR 

SU HONOR, 

COMPETIDOR 

HIJO , Y PADRE. 

DE DON JOSEPH DE CAÑIZARES, a 

HABLAN EN ELLA LAS PERSONAS SIGUIENTES. 



Él Rey Don Sancho. 
Femando dt C afir o , Galán, 
Alvaro Anx.úres , Galán, 
Tcllo de Lara , Galán, 



Jiernan Ruix.de Cajlro ^ Barba, Elena , E/clava, 



Ramón Fernandez , Barba, i^^ij^ Inés , Graciofa». 
Calforras , Graciofo, Darnat, 

Doria Elvira , Infanta, i^^^ Soldados, 
Doña ConJianTia , Dama, Mujtca, 



¿j^*^ Acompanamientt^ 

DO 



JORNADA PRIMERA. 



. Suena dentro ruido de cax.a» 
Unos, A L repecho , á la ladera. 
Otros, j[\ e\ Jívaii corre herido 

azia el 'ooiquii. Todos , Ataja , ataja: 

al Valle , á la cumbre, al Río. 
Dent, Fernando, Efpera , hermoía Deidad, 

efperd , eoigma divino, 

no hagas tan prefto un dichofo, 

para hacer un deívalido. 
Salen Fernando , y Calforras de Villanos^ 
y Fernando con un venablo. 

Sigúeme , Calforras. Calf, Hombre, 

donde vas ? eftás fin juicio ? 

qué locura te arrebata ? 
Fernán, Tienes, razón , que es delito^ 

«jue afpite á fer venturofo. 



quien defdichado ha nacido: 
ya me detengo, qué quieres 3 
Calf Preguntarte , qué delirio 
te lleva de eíía manera, 
rebofando defatinos 
por el monte ; pues havlcndo 
efta mañana falldo 
fin mi de eíTa Aldea , que es 
el Pueblo donde vivimos, 
Ramón Fc;rnandez tu padre, 
y nofotros reducidos 
á perpetuos compañeros 
de las fieras , y tos rifcos; 
aunque te he andado bufcando^ 
por decirte , que á eftc fitio 
a cazar con fu fobciiiiL 



Z for AcrifoU 

el Rey Don Sancho ha venido; 

no te he podido encontrar 

hada aora , que di contigo, 

y mas valiera que no; 

pues te hallo tan dlílraido, 

enfartando dilparates, 

que , no fin caufa , Imagino, 

que alguna gran novedad 

te ha enredado los fentidos: 

acaba de declararte. 
Fernán, S\ haré, pues de ti me fío: 

Rulticos habitadores Pajfeando» 

de efta Aldea , que al altivo 

copete de aquella peña 

es toíco penacho rizo 

(como dlxifte primero) 

fomos defde que nacimos. 

Ya fabes , que adoré en ella 

en los tiernos años míos 

a Conftanza. Calf,Y sé las noches, 

que hechos dos cencerros vivos, 

cargados de hierro entrambos 

íbamos á cierto fitlo 

á parlar por un redondo 

agugero alto , y fcuncldo 

de fu cafa ; y que á la nueftra 

algunas de ellas bolvimos 

llenos de ámbar atraíTado, 

que arrojaban los vecinos. 
Jfrw^w. Sabes también, que aunque oculta 

vivió en el trage fenclllo 

de Aldeana , fu nobleza 

dcfcubrlb , quando Tupimos, 

que el Rey emblo por ella, 

para que viva al abrigo 

de fu prima Doña Elvira, 

del Rey fobrina , en fu mifmo 

Palacio ; y el que fe huvklTe 

criado en elle retiro, 

era que vivía fu padre, 

quien andando divertido 

en la Guerra , la encargo 

a un noble Efcudero antiguo 
de fu cafa , á que en la Aldea 

la cri aíTc entre fus hijos. 

Murió fu padre , y el Rey, 

por pariente tan propinquo, 

quifo afiiílirU , y llevóla 



fu Honor ^ 

con fu fobrina , y conílg* 
a la Corte. Calf, Sé también, 
que la noche que nos fuiiiios 
á defpedir , al llegar 
al acoftumbrado ficlo::- 
Fernan,T>zyi2ircit a mi pronuncUrU, 
pues aun no ceíía el fetitlrlo. 
Al llegar á fu ventana 
un hombre embozado vimos, 
hecho eílacua de fus rejas; 
y antes que de defcubrlrnofi 
huvIeíTe reñido tiempo, 
curlofos y y prevenidos 
de un O^mo , que de fus puectai 
es verde dosel florido, 
como íe ufa en las Aldeas, 
encubiertos eftuvimos. 
A corto efpaclo la reja 
abrieron , y oyendo el ruido, 
fe llegó aquel embozado, 
y de efta manera dlxo: 
( que el filenclo de la noche 
nos facilitó el oírlo ) 
Sois Confianza ? defde adentro 
el afpid de mis fentidos 
refpondló: Si; y profigulendo, 
dlxo él: Pues ya ha querido 
mi fortuna de un acafo 
fabricarme aquefte alivio; 
yo foy aquel cortefano, 
que hartas veces haveis vUlo 
en efte vecino bofque, 
de vueftros ojos divinos 
fer Idólatra , efperando, 
que de un oriente propicio 
amanezcan muchos rayos 
en dos Soles divididos. 
No pude efcucharle mas, 
porque haciendo en mi fu ofíctOj 
ó la colera , ó los zelos, 
cmbeñi con mi enemigo. 
Sacó la eípada briofo, 
y á pocos lances , herido 
midió el fuclo , conf^íTando 
( bien á pefar de fu brío ) 
en el quedar perdidofo, 
que eftaba favorecido. 
Albo[Otófe la Aldea, 



y para que defcubrírnos 
no pudieííen , á la fuga 
fue el entregarnos precifo» 
Pafsé la noche entre penas, 
aníias , quejas , y fufplros, 
hafta que por la mañana 
fupe , que al primer indicio 
de la Aurora , havia Conftanza 
de nueítra Aldea falido 
de orden del Rey , que á la Corte 
la llamaba de ímprovifo, 
íín que mas fatlsfacciones 
la debicíTc el amor mío, 
que en eíle ultimo accidente 
el poftrero paraíifmo 
de mi amor; pues de fu aufencli|. 
enfermando mi cariño 
al incendio de fu agravio, 
y de fu tibieza al ftio, 
le entro la accefslon de fotmaj^ 
que en el ultimo conflido, 
le dio muerte el defengaño, 
y le fepultb el olvido. 
Libre , en fin , de amor me hallabai 
quando Irritado Cupido 
de que mi cerviz huvicíTe 
defechado el yugo antiguo, 
que por fiera de fu carro 
fujetar quiío mis briosa 
fegunda cadena aleve 
á mi libertad previno, 
que ni la rompa el esfuerzcí, 
ni la quebrante el arbitrio» 
Y apenas oy el umbrofo 
natural Verde artificio 
del bof^ue huello , por fendas 
de cantueíTos, y tomillos, 
efcucho ruido de caza, 
y á la novedad del ruido 
por íaber quien le motiva, 
romeros, y adelfas pifo. 
Hallo un Montero , de quleti 
me Informe , como á aquel íltío 
llego cfta mañana el Rey 
coQ la Infanta ( que es lo mlfmo, 
que venifte á noticiarme ) 
y como era fu defignio 
cazar en el boí^ue , y luego 



Cmpetidor Hijo ¡ y Tadre. 



en eííe Alcázar vecino 
paíTar la fiefta : yo vienda 
íatisfecha en los principros 
nlí duda , b.ielvo la efpalda 
para feguir el camino 
de la Aldea ; y al llegar 
á un arroyo fugitivo, 
que linea de plata al Valle 
cruza el femblante florido, 
noté fentada en fu margen, 
gozando de fu bullicio, 
una muger , tan hermofa, 
• que á fer la reglón , que habito, 
Chipre , juzgara , que Venus, 
dexando el Celefte olimpo, 
para gozar de fu Adonis 
cfte campo havia efcogído, 
Pafmé al verla , y dudó al verme; 
y haciendo el temor fu oficio. 
Iba á bolverme la efpalda, 
quando turbado la digo: 
Por qué , divina hermofura, 
te hurtas á los ojos míos ? 
fi es tan apacible el riefgo, 
dexa que dure el peligro: 
no te aufentes , y merezca 
el mundo el haver oy vifto 
igual belleza i la tuya, 
la vez que eíTe criftal limpio 
tu femblante ha duplicado, 
de que ya defvanecido 
va murmurando de eíTotroft 
arroyuelos criftalinos» 
Cobrbfe al oir mi acento^ 
y con un rlfueño eílilo, 
dexando vér pocas perlafi 
el breve rubí partido, 
agradeció mi atención, 
y difculpó lo precifo 
de fu aufencia : fu efe ; y y§ 
íín norte, y fin alvedrio, 
no atreviéndome á feguirla 
(porque afsl me lo previno )f 
la dexé , y pafsé adelante 
tan ciego , tan difcurfivo 
del nuevo accidente , que 
me Iba diciendo á mi mifmo::-» 
Mujtca, Efcollo armado de yedrr^ 

A 2r ^ O 



4 t^or Acrifohr 

yo te conocí edificio . 
Fernán. Pirece , que por mis penas 

eíTc acento ha refpoüdido. 

Qi-ié m.)íí :a ferá efta ? 
Calf. Q.ié ha de fer ? que divertidos 

en tu cuento , hemos llegado 

cerca del Alcázar mífnio 

en que cftá la Infanta ; y mientras 

el Rey caza en el diftríco 

del moDte , ella con fus Dimas 

gozará efte regocijo. 

Pues torzamos por eftotra 

fenda ; y como ya te he dicho, 
,iba diciendo entre vdw 

qué es efto ? quando me miro 

libre de una efclavitud, 

me impone Amor nuevos grillos? 

Q¿ié fenda para la fuga 

ha de haver , traidor hechizo ' 

del alma , fi aqueftos paíTos, 

que á la libertad deftíno, 

infcnííblemente logras 

me lleven al precipicio ? 

y que al son de la cadena, 

diga en mi pena cautivo::- 
J)ent,Hern,ky de aquel infeliz.cuyo delito 

tiene en la propia culpa fu caíligo ! 
Calf. Aquefte es otro cantar. 
Fernán. Válgame el Cielo ! qué he oído ? 

parece , que oy para mi 

todo elle Valle es prodigios. 
Calf.Qnh has de oír ? no fabes ya, 

que eíle encantado Ciftillo, 

que a viña de eíTotro Alcázar 

eftá , contiene fu abifmo 

una ignorada vifion, 

de que (^ oyen los gemidos 

ContInu<ímente , y los golpe 

de cadenas , y de grillos, 

fin que hafta A dia de oy, 

ninguno fe hava atrevido 

de nueftra Aldea á llegar 

á fab^r por lo que dixo::- 
Vent, Mufica, Exeraplo de lo que acaba 

U carreta de los íiglos. 
Vent.Hern.Ky de aquel iiif-Tiz,cuyo delito 

tiene en la propia cu'.pa fa caftigo \ 
Fernán, Pues aquí de mi valor: 



fu fíonoTi 

ya que he llegado a eíle íitío, 
he de examinar íu efpanto. 
Calf. Hombre , qué dices ? 
Fernán, Qüé digo ? 

que he de rodear efte fuerte,- 
y por el mf^nor refquicio, 
entrar á ver quien es dueño 
de efte horrorof:> quexido. 
Calf, A ti te tientan los diablos: 

quédate con San Francifco. 
Fernán Q^ié es quedarte ? vén tras m!» 
Calf. No tengo de ir , vive Chrifto, 
Fernán, Vén , 6 te daré la muerte. 
Calf, Detente , que ya te figo. Entranfe* 
Z>f«r.Ftfr«. Llega, pues, que azia aquel lado 

abierta una reja miro. 
Dení.Calf,E\ demonio, que llegara. 
Defcuhfefe una reja , y fe verd a Hernán 
Kuix. de Cafiro , viejo , con grillos, y cadena, 
fentado fufpenfo : y falen Fernando , 
y Calforras» 
Fernán. Yo me arrojo : mas qué miro i 
Calforras? C^//.Senor ? Fernán, No vc»< 
aherrojido , y fufpendido 
un trifte mifero Anciano, 
acompañando á fufpiros 
el ruido de íus priíiones ? 
Calf. El duende esV yo me fantiguo, 
que como fuele veftirfe | 
mil veces de Fcaylecito, * 
fe ha veftido aora de viejo. 
Fernán. O /e , pues , que habla configo» 
Vent. Mufica, De lo que fuifte primero, 

eftás tan deíconocido::- 
JJernan, De lo que fuifte primero, 
eftás tan defconocido ! 
O qué bien dice eftc acento, 
que dulcemente atraído 
(bien que diftante del aire, 
que me concede efte alivio ) 
viene en cfta foledad 
á fer compañ 'ro mió ! 
Yo que triunfé viclorlofo 
de tanto Pv^ndon M )rif«;o, 
como á mis plantan firvio 
de rojo tapete invi(^o: 
Yo que le he dado á CaHilla 
mas tiiunfos , que lloro olvidos, 

re- 



reducido á vil prlíion ¡ 
Y lo que es mas , reducido 
á mis imaginaciones, 
mis mayores enemigos! 
No te baftb , Hernán Ruiz, 
perder tu efpofa , y tu hijo, 
fin que Jl tanca folcdad 
te reduzca tu deftino::- 
El Mufica. Q^ie de ti mifmo olvidado 

no te acuerdas de ti /mifmo! 
Hern, Ay de aquel infeliz , cuyo deliro 
tiene en la propia culpa fu caftigoí 
Fernán. Hombre es , que no es iluíion 
el que qutxarfe ha fabido 
tan bien , que mueve á piedad; 
y el roftra no le diftingo 
con la mano en la megilla: 
llega. Calf. Qje 11 {»ne un Judio, 
que vo no quiero. Fernán. Pues yo 
le hablaré. Anciano. Hernán. QnémUoi 
Hombre , quien quiera que Teas, 
no merece quien ha fido 
tan iafJIz , que hombre humano 
le vea , ni oiga propicio; 
perdona que huya de ti. Vafe. 
Fernán, Detente : cerró el poftigo. 
Calf* Vés íí digo verdad yo, 

que es fantafma ; y al que quifo 
eximiiiarla , al inftante 
fe le ha defaparecido ? 
Fernán. CiWs, y necio: efta es prifion, 
que por fus graves delitos 
debe desencerrar á efte hombre. 
Dentro Ramón* Fernando. 
Fernán. Qjc es lo que he oído ? 

etta 1j voz de mi padre. 
Sale R.tmon Fernandex. , viejo , de Villano » 
Ramn/t. (¿lie hacei^ en aquefte íkio ? 
Caif \ d^r A ciza de duendes, 
Fsrnm. Examinar un prodigio, 
que ojulta en si eíTe eminer.te 
Alcazír , a donde oímos 
ruido de duras priíiones, 
qucxas de triftes gemidos; 
y al llegar á aquella reja 
un grave Anciano advertimos, 
que cargado de cadr-nas 
íe lamentaba* Calf, Ede quifo 



Competidor Hijo , y Padre. 



hiblarle , y en un ínftante 
defiparecio :• ello es fixo, 
que es duende barbado, 
Ramón. H : ! íí 

fupi (Tes , Fernando mío, 
qua :to te tocan las quexas 
de aqueíTe aíTombio que has vlfto^ 
yo sé , que con mas rjzon 
te huvieran compadecido. 
Fernán. Tocarme á mi ? 
Ramón. No lo dudes: 
mis que la» mias, 
Fernán, Qjé has dicho, 

padre?R<amo>í.No es tiempo , í^ernando^ 
que ignores mas tus principios: 
yo te he venido bufcando, 
porque el Rvy al bofuue vino 
en bufca tuya , y en bufca 
de tu padre. Fernán. Y le has poJido 
ver tu r Ramón. Para qué , íí yo 
tu padre no foy ? Fernán, Divinos 
Cíelo*; » qué efcucho! 
Ramón. F^^rnando, 

díftinto origen previno 
en tu defcendencia el Cielo. 
El Rey Don Sancho es tu tioí 
tu padre , Hernán Ruiz de Caftro, 
es el que vifte oprimido 
arraftrar Iiifelizmente 
las cadenas , y los grillos: 
yo no foy mas que tu deudo, 
Calf, Ay Jefus ! rilo va lindo; 
parientes fomos del Rev: 
en el cuerpo me ha metido 
cien aíTadores la nueva. 
Fernán, S.'ñor { yo eftoy aturdido ) 
pues como ííendo mi padre, 
y haviendo al Rey merecido 
tanto Hernán Ruiz de Caílro, 
vive en elle eftado indigno ? 
Ramón. EíTí) no puedo deeirte. 
Fernán. Pues de tanto laberinto 

acaba , en fin , de facarme. 
Ramón. Vén , que ya por el camino 

te iré ii formando de todo. 
Calf. Y ázia donde va , Agüe lito ? 
Ramón. Azia la Qj-iínca en que el Rey 
eílá , que ver ha quetido 



V 



á fu fobríno Fernando: 
venid á cafa conmigo 
para vefliros de gala, 

Ca.f. De cortento falto, y b^ínco# 

Ferna i, 8Is*ri dlxí yo , que elle Villc 
todo oy para mi havía fiio 
aíTombros ; y aun no han ceíTado 
íus eftraños vaticinios, Vanfe. 
Salen Doiíj. Elvira , y Doh.% CGyif}íinx.a» 

Elvira, Jjnto al arroyo quedé, 
como í'abes , Tola , y trifte: 
pues tu otra fenda íeguiíle, 
y allí donde roe hallo fue. 
En coda mí vida vi, 
Conílanza , mas cortefano, 
ni mas acento Vlllaoo. 

Confi, Mil veces me arrepentí 
de haverce dcxado ; pues 
fegun pintarle has fabido, 
es muy para conocido 
nn Labrador tan corees. 

Elvira, Si vieras , con qué atención, 
con qué brio , y encereza 
hizo faWa á mi belleza, 
te llevara el corazón; 
bien que el tuyo eílé inclinado, 
y á Don Alvaro rendido. 

Con/i, Ay prima ! al contrarío ha íido; 
pues defde que he averiguado, 
que él en el campo me vio, 
que a mis rejas efpirando 
una noche llego , quando 
quien yo aguardaba le oyó; 
que cerro aiiado con él, 
y que por el ( ay de mi ! ) 
lo que eítioiiba perdí; 
no hay veneno tan cruel, 
que mas aborrezca el pecho. 

Elvira. Hirras veces me has contado 
aquel fuceíTj paíTado, 
de que aun no eílá fitisfecho 
tu amante , y confiíle , en que 
á tu ventana llego, 
donde un embozado hallo, 
que no fupifte quien fue; 
y que juzgando que era 
á quien tu correfpondiíle, 
fu platica petmitiíle; 



Tor Acrifolar fu Honor ^ 



y el otro con faña fiera, 

llego embiftiendo con él, 

y á pocos lances le hirió; 

y aísi que herido cavo, 

con la coíifuíion cruel, 

que fe drxa difcurrir, 

te retirarte á Idear 

fatijfácer fu pefar, 

fin poderlo conífguír; 

pues de alli á una hora llego 

quien de parte del Rey iba, 

y te trajo donde viva 

guftofa contigo yo; 

aunque el verte difguílada 

baftante pena me da. 
Coti^. Alegrefe la que efta, 

Elvira , de un Rey amada 

como til , que en mi el pefar 

fe cbedece como ley. 
Elvira. Qjiien te ha dicho , que ni elRcy^ 

me ha merecido obligar ? 
Ahi veras , Conílanza mía, 

los caprichos del Amor, 
que de un galán Labrador 

le agrada la bizarría , 

quando defprecia un dosél. 
Conj^. Por cierto , capricho injudo. 
Elvira, Intentas darme un gran gufto? 
Coníi. SI. Elvira. Pues hablemos con él. 
Confl, Mucho te güila en verdad. 
Elvira. Es memoria , que mer«ce» 
Con/}. EíTa memoria , parece 

que va íiendo voluntad; 

y de uh Villano , no ir.fiero, 

que digno de ta amor fea. 
Elvira. Y el que cu amaíle en la Aldea,, 

Conítanza , era Cavaliero? 
Con/i. Si lo era , que á mí entender 

quiío encubflríe por a!go. 
Elvira, Pues también íí eííe era Hidalgo^ 

eftorro lo puede íjr: 

fu difcreclon lo moftrb; 

que me hables afsi me cfpanto. 
Cot¡Jí, No , no te anafsiones tanto, 

que no te le ultrajo yo. 

Sale Elena , E/clava, 
Elena. El Rey cu rio , feñora, 

ya la batida acabada. 

buel- 



Competidor Hijo , / Padre» 

buelve a la Quinta, Elvit-a^ Elena, de la íangre derramada 



te ha divertido la caza ? 
Elena, A quien natural triíleza 
je oprime , todo le cania: 
Y mas la continua imagen ap» 
de fu delito. Fafe, 
Conji, Efta Efe la va 

me da en que penfar , Elvira; 
ííempre la hallo difgiiftada» 
Elvira, Es rara fu condición: 
jamás la he viflo la cara 
alegre , defde aquel día, 
que fucedió la defgracla 
de la efpofa de Hernán Ruiz, 
á quien hallando culpada 
la dio muerte fu marido, 
Conft. Mucho fin duda á fu ama 
quería ; pues afsl llora 
fu fatalidad. Elvira. La gala, 
demás de fu gran belleza, 
con que dieftramente- canta, 
me la hizo traer conmigo, 
viéndola defamparada, 
defpues de aquella defdicha» 
Sale Inés, Señora , dos horas largas 
há que te bufeo. Conft, Qiié quieres, 
Inés ? Inés, SI me lo pagaras 
remuchifsimo , te diera 
la nueva mas foberana,' 
que havrás tenido en tu vida 
Conft, No te detengas , acaba; 

qué ha fido? Inés, He vifto á Fernando, 
_ y á Calforras. Conft, Calla , calla, 
Inés mia , no me engañes 
por dar alivio á mis anfias. 
Inés, Digo , que mala corcoba 
dentro de una hora me falga, 
fi no los he viílo. Conft, Ay Cielos! af, 
te hablaron ? Inés. Ni una palabra. 
Conft. A qué vendrán ? Inés, Q^ié sé yo ? 

Salen el Rey , Alvaro , y Tello» 
Rey, Cómo en la prifion fe halla 

H'rnaíi Ruiz de Caftro? 
Alvaro. Triñe, 

gran fc;ñor , lleno de canas, 
y acompañando á fufpiros 
los graves hierros , que arrafira. 
R(f/. En todo , no fatisface 



de una inocencia , la Injuria: 
( afsi la juzga la fama ) 
bien que no hay quien en fu amparo 
ofe tomar la demanda. 
Q^ié refpondib á mi confulta ? 
Tello, Gran feñor , no díxo nadaj 
folo efte papel nos dio. 

Dale un papel ai Rey, 
Rey, Sobrina Elvira , Confianza, . 
haveis eftado guftofas 
en la batida? Elvira. A tus planta§ 
quien no ha de afsiftir con gufto? 
Conft, No hay placer como la caza» 
Kf/. x\p icible ha- fido el día. ^ 
Ay Elvira foberana, af,. 
quanto debes á mi amor ! 
Conmigo efte papel habla, 
veamos qué dice. Lee para lU 

Alvaro, Haíla quando, Al oidom 

hermofifsima tirana, 
ha de durar efie ceño ? 
Conft. Hifta que vueftra canfada 
groíTera inútil porfía 
no me irrite, Inés, El hombre es maza. 
Rey, Graclofo el papel eftá; 
cid lo que en él me encarga 
Hernán Ruiz de Caftro» 
Alvaro, Alguna 

ferá de íus arrogancias. 
Lee el Rey, Embiaifme á confultar , a 
quien encargaréis el bafton de Ge- 
neral de vueftras Tropas , refpcclo 
de haver acometido el Moro lai 
fronteras de Caftilla ; y atendiendo 
á fu valor , y experiencia , folo hay 
dos de qui-n fiarlo ; b el Rey Don 
Sa.cho el D fea do , ó Hernán Ruiz 
de Caílro el infeliz. D.os guarde á 
vueftra Alteza. 

Hernán Ruix. de C afir o» 
Alvaro, Q^íé fobrada prcfuncion ! ap» 
Tello. Q¿ié fobervia confi.ioíia ! ap. 
Rey, Altiva eílá la refpucfta, 

pero verdadera , y clara; ap* 
pues por fus hechos Iiuftres, 
por fus valientes hazañas, 
otro hombre como Hernán Ruiz, 

du- 



8 Tor Acnfol 

dudo que le tenga Efpana, 

Y pues en todo efte tiemco, 

que h.i que la piifion le guarda, 

COíitra él , y de Ei^t finia 

en favor c o prutba nada, 

ni el i.ígor de la jufticia, 

ni el furor de la veiiga:>2a: 

quiero tomar fu coolVjo, 

y anteponerle á mi fjñj; 

pues dexar no puede el Rey 

el bien común d.* la Patria. 

Teiio , vé por Hernán Ruiz, 

y di , que venga á mií? planeas 

perdonado. £/t;/>. Perdonado ? 
ReY»S\ » Elvira; di qué te cfpantas? 
Elvif, De ver , feñor , que aventures 

el pundo lor de uoa heim.\na; 

pues perdonando á Hrcnan Ruiz, 

queda tu culpa probada. 
Rey, Si nada contra él rcfulta, 

íino es leves voces vagas, 

y fi ha menefter el R.yno 

fu fortaleza , y fus canas; 

no es primero mi Corona, 

que atender de una baílarda 

al ya difunto decoro ? 
Alvaro, Generales no te faltan. 
Rejf. Si , mas no como Hernán Ruíz. 

Tcllo , andad. Tello. Eíío aguardaba. 
Fafe , y [alen Rabión FemandexL , y Cal- 

fo'-ras de gala» 
Kam.T>\mt > gran feñor , tus píes» 
Re/. R.mon Fernandez» levanta. 
/^ítfj.Mira á Calforras , feñora. Al oído» 
Con/i» Es verdad : albricias , alma, ap* 
Rey. Donde queda mi fjbrino ? 
Aguardando queda, para 

bfí.u vueftros Reales píes, 

l<i licencia en la ant-íala. 
Calf. Y en el Ínterin , ícñor, 

que él llega á esfera tan alta, 

UQ fiinple Efcudero fu yo 

befa , rebefi , y abraza 

los Imperiales juanetes 

de vuefrtras heroicas plantas. 
Kam. Apaita , loco. Calf.^o quiero» 
Rey. Q^áen íois ? qué queréis ? 
Calf, No ci nada: 



^ fu fíonoTy 

foy el amo de mí Amo 

Fernandico. Key, S-fia rara! 

Sjñor de vucftro Amo fcís ? 
Calf, SI ftñor \ y es cda c.ar.i: 

Yo le firvo fl.rmpre a tuertas, 

y él á derechas fe cauía 

en bufcarme la comida: 

es lo menos el comprarla, 

es lo mas el adqjírícl.i; 

pues fi en efta vida humana 

lo mas es comer , y á mi 

me fuftenta de reata; 

yo firvo de que me firva, 

bufcando lo que me falta; 

y afsi , me firve de un todo, 

fin fervíilc yo de nada. 
Rey. Ya co u^zco lo que fois. 
C¿í//. H tblarais para mañavia: 

dcfde oy feré , gran feñor, 

íumillér de carcaj.idas. 
Re/. Quedaos en Palacio. C¿z//. Haráfe 

Como fu Alteza lo manda. 
/«(?/. Hay bufón mas exquifito ? 
Calf. Cómo me atiaba Coiiftanza. ap$ 
Rey, Haced que entre mi fobnno. 

Sale Tello de Lar a» 
7V//o. Hernán Ruiz de Caftro aguarda 
Rey, Llegue también. 
Alvaro» A mi embidia ap* 

folo ver efto f-íltaba. 
Salen Hernán Ku'ix. de C afir o , Barba 
por un lado , / p^rel otro Fernando ^ 
y arrodillan fe a los pies del Rey» 
Hernán. De vuefttos herf'i:os pie?::- 
Fernan, Df vueíUas inviílas plantas::- 
Hernan» Llega un infeliz al solio. 
F<fr;ijr«. L!f*g i un dichofo á las aras. 
Hernán. Pues no hay muerte mas civil::- 
Fernán. Pues no hiv vida mas hi Jal^a::* 
Hernán. Qjdz experimentar piedades, 

quí.-n mucre de fus defgraclas. 
Fernán. Qiie triunfar de fus dcípreclos 

quien afpira á otras hazañas. 
Hernán, Quién eres , mozo atrevido, , 

que , fin atender mis canas, 

quando llego á hablar al Rey, 

interrumpes mis palabras? 
Fernán, Y quién , Anciano , eres tíi, 

que 



Cmfétídcr , 

que U inútil fdad flaca, 

qúe el tiempo da por dcfcdo, 

quieres paíTdc por vcncaji ? 
Hernán, Vive el Cítalo , que á no eftar 

delante de tal Monarca. 

por un braxo ce cogiera, 

y á los Cíelos te arrojira. 
Fernán. Vive Dios, que por lo miftno 

( ya que de reípecos me hablas ) 

no te he emblado al Infierno 

de la primer cuchillada. 
Hernán. Vü^s yo::- Fernan^Vwts yo::* 
Kí/.Qué es aqutílo ? 

pues como á tu padre amagas, 

Fernando , fobrino ? y cómo 

lü , Hernán Ruiz ,á tu hijo tratas 

de efta fuerte ? Hernán, Qviién , fs. ñor, 

es mi hijo ? Rey, EíTe con quien hablas, 
Fernán. Q^iien befa , fcñor , tu mano, 

y os pide de fu ignorancia 

una , y mil veces perdón. 
Hernán, Fernando , abrázame . abraza^ 

que vive Dios , que lo dlxe 

afsi que vi tu arrogancia. 
Fernán, Y afsi que vi yo tu brío, 

me dixo á gritos el alma, 

que eras , vive Dios , mi padre; 

que á fer otro , ya temblaras 

de haverme vifto enojado. 
Hernán. Halla en eíTo me retratas? 

con el fobervío , fobervio. 

Perdonad , que aí»I me vaya 

tras mi afedo , gran feñor. 

Ay perdida prenda amada ! af 4 

Muy crecido eftás , Fernando; 

como en edad tan temprana 

te apartaron de mi vifta, 

tus leñas eílán trocadas. 

Ay laíiimoías memorias ! 

no me aflijáis mas , ya baila. 
Fernán, Calforras , Conftanza no es 

aquella ? Calf. La mlfma. Al oidom 
Fernán, Ha ingrata I 

Y la que encontré en el bofque 

es eiJotra ? Calf, A pares andan. 
Elvir. Cielos , albricias ; pues es <j/>, 

el Labrador , que en la caza 

hallé , el hijo de Hernán Ruíz: 



fíljo y y Tadre. 

mcjorofc iv\ eíperanza. 
Cow/?.Aunnoha bucitoa vermc.ha Injuílo! 
Inés, Es que le dura la rabia. 
Key, Valiente Hernán Ruiz de Cállro, 
no ignoras la» grandes caufas 
( no fon para repetidas, 
m:¡or eílan olvidadas) 
por cuyos altos motivos 
en prifion prolija , y larga 
te ha ceñido mi Jufticia, 
y oy mi clemencia te faca: 
yo he tomado tu conftjo; 
y aísi y contra las Eíquadras 
de Abenut , Rey de Sevilla, 
quiero entregaite mis Armas. 
Con el voto , que me dille, 
á quien mi elección abraza, 
te has pueílo tíi en el empeño; 
no dudo que airofo falgas, 
que bien conocen los Moros 
los aceros de eíTa cípada. 
Por mar , y tierra , pretendo 
cafl:Igar la fe quebrada 
de un Bárbaro , que me niega 
el feudo , que me pagaba. 
Cincuenta Galeras bruman 
al falobre mar la efpalda, 
y en tierra , treinta mil hombres 
forman otra nueva Armada. 
Til has de mandar ambas hueíles; 
y de fuerte has do mandarlas, 
que íi afsiíles en la tierra, 
y en el mar Geueral falta¿ 
ha de fer á tu elección 
para no errar la jornada; 
y que tus ordenes figa, 
yendo i un fin ; pues cofa e^ clara 
que en haviendo dos arbitros, 
no logran , y fe embarazan. 
Oy has de marchar , oy raefmo, 
que eíli la gente apartada. 
Eítos fon los dos bailones; 
mira el uno á quien le encargas, 
que de ambos me has de dar cuenta; 
y buelva defde oy la lanza 
á fer blandida , terror 
de las Lunas Af icanas. 
Alvaro. Grande honor ! ap» 



í o 



Tcf//o. N>^table premio! ap, 
Hernán» No sé como darte gracias, 
Rey Don Sancho el Defeado, 
por mercedes , y honras tantas: 
pero ya que de mi fias, 
ieñor jCmpreíTi tan ardua, 
el medio de agradecerla, 
es faber defempenarla. 
Regué por mi perfona 
de la tierra las Efquadras; 
y no pudiendo partirme 
en dos , para que las aguas, 
íiendo á mis canas efpejos, 
plata retraten fu plata; 
no es jufticla que pretenda, 
que á que yo les mande, vayan 
tantos valientes Fidalgos, 
que en la Corte te acompañan 
( mejor dixera embidioíos, 
que no Cabiendo imitarlas, 
de mis hazañas murmuran.) 
Q¡Jedenre , fcñor , en cafa, 
que á dexar de mi mandarfc, 
lo tendrán por acción baxa. 
En nombre tuyo , á Fernando 
de General de la Armada 
tengo de darle el bafton: 
folo experiencias le faltan; 
ctTis yo las fuplíré 
con mi avifo , y con que traiga 
ancianos fiempre a fu lado, 
que goviernen fu bizarra 
condi:ion : yo folo aísi 
maiido el mar, y la Campaña; 
pues Fernando es otro yo, 
no ha/ de hijo á padre diftancla. 
De efta fuerte , gran feñor, 
yo te empeño mi palabra 
de fcmbrarte de alquiceles, 
de turbantes , y almalafas, 
defd! Toledo á León, 
deldc el T,!)o á Guadiana. 
Fernán. Por mi folo , te prometo, 
íi una vez tocan al arma, 
b..lver pavefas las ondas 
al incendio que me abrafa. 
Encender pirnfo á Sj villa 
deíde el mar , íirvieudo de afquas 



Por jicn/olar fu Vlonor^ 



de ctiftal , quantas centellas 
en crefpas olas difpara 
el golfo , y que fus Almenas, 
Torres , Fuertes , y Murallas, 
al triunfo de mis victorias 
les íirvan de luminarias. 

Qiiedo , Fernando , que pide 
mas obras , que no palabras, 
efte cafo. Fernán, Alia verémos 
el que fe lleva la gala. 
Ke/.Todo , Hernán Ruiz , á tu arbitrio, 
buelvo á decir , que fe encarga: 
vén , que hay que comunicarte, 
Hernán. Tu hechura foy. 
Alvaro. Qjh afsi haga ap» 
mercedes á quien le ofende 
el Rey , y del que con tanta 
lealtad como yo le firve 
no fe acuerde para nada ! 
fin mi de colera eftoy. 
Re/, Alvaro , Tello , las guardias 
difponed , y las carrozas: 
Ay Elvira l toda un alma ap» 
el difsimular me cuefta. Vafe, 
4Ílvaro, A obedecer lo que mandas 
voy. Tello, Haré lo que me ordenas» 
Van/e los dos, 
Confl, Inés , no vés qué reacia 
fe eftá Elvira ? Vén , que luego, 
dando para que fe vaya 
lugar , podemos bolver, 
que defeo con mil anfias 
fatisfacer á Fernando. 
7«¿/.No miras quan de fantafma 

quita el fombrero ? 
Ycíjfa Conjianr.% por delante de Fernán" 

do y/ él fe quita el fombrero, 
Confl» Por fcñas Hace fenai Inés» 

dile , que fe efté en la quadra, 
hafta que bolvamos. CalfB'cn, 
Fernán, las mires. C¿i//'. H i bellaca» 
£lvír. Solo queda. Fernán. Sciadn 
de tfta esfera foberana, 
Angel de efte Paraifo, 
fi es que para mi el Alcázar 
de las fortunas del bof^jue 
alguna porción me guarda, 
mil veces en hora buena 

tt 



\ ^ Competidor l 

i, re halle en el ; pues colocada 
? al altar de elle Palacio 
i del dosel de la campaña, 
ppdré , con mayor razón, 
facríficar á tus Aras 
en reverente holocaufto 
vida , ser , aliento , y alma. 

O//. Tome fe ufted íi eftá tierno ! 
el mozo fe hace unas gachas, 

£/i//V, Bizarro zagal , á quien, 
aun antes que penetrara 
tan noble eftirpe , miré 
menos efquiva , y eftraña, 
que á ninguno , en hora buena 
del rudo principio falgas 
de tu Aldea , a que la Corte, 
fus Gilanes , y fus Dimas 
fe alegren con tu prcfencia, 
fe mejoren con tu gala, 
con tu valor fe dtfi.ridan, 
y con tu ingenio fe aplaudan* 

Calf, No eftá muy verde efta breba. a^^ 

Al paño Inés, Prefto bu el ves- 

jíl pany Con/L Md\ defcarifa 
el corazón hafta hablarle» 

Inés. Pues detente , que la plaza 
tfta ocupada, Confi,Q¿)e veo! 

Fernán, No mas , que menos uraña 
os merece mi fiaeza ? 

Elvír»En deidades mas que humanas, 
el eftár menos efquivas, 
es. eftár muy obligadas. 

Fernán, De qué me firve ( ay de mi ! ) 
cíTa piedad cortefana 
con mi amor , íi aun no la logro, 
quando es fuerza que m; parta 
ai mar , á donde la aufcncla 
fe aproveche de fus aguas; 
y pudiendo aqui aplaudirla, 
alli es preciío llorarla? 

Bhir, Pocas veces quien fe aufenta 
fe acuerda de lo que ama. 

Fernán, Si ; porque al que no fe olvida, 
no le hace el acuerdo falta. 

Calf, Mire uílcd , G es que en mi amo 
tal temor la fobrefalta, 
yo la diera un buen remedio* 

Fernán, Loco* Cj//.Mire como habla,^ 

■i >* 



Ijú y y Tadre. \ i 

que aqui hacemos fu negocTo. 
Elvtr, Y quál es r Calf, Darle ur.a alhaja, 

que como fiempre la viera, 

ficmpre de vos fe acordara. 
Elvir.Y todo cíío ha meneíler? 
Calf, Señora mia de mi alma, 

a donde havrá fus feífcicntas, 

fin terceras , ni criadas, 

eíTo ? mas ha menefter 

para acordar fe entre taitas. 
Co«y?. Bueno vá efto. Inés. A ti te foplan 

el Galán , fi á otros la Dama: 

y también es el ciiado 

alcahuetico ? Fernán, Bafta, 

que llevaíTc por fjvor 

en eíTi purpurea vanda 

un iris , que ferenaíTe 

de mi aufencla la borrafcí. 
^/t/ir. Mucho pedís. Al dcfculdo ap^ 

procuraré que fe caiga 

la vanda ; pues de efta fuerte 

configo darla , fin darla. 
Fernán, Mucho pido ? mas no es mucho, 

puefto que vos no dais nada. 
E/wV.Yo, aunque::- mas la vanda^Cielos, 

fe me cayo. 
Dexa caer una vanda , / fale Conflan-Jia, , f 

la levanta con Femando , y quedan 
los dos afidos de ella, 
Con¡i,V^x^ alzarla 

yo eftoy aqui. Calf, Embócate eíTa. 
Fírw^w. Advertid , que ya íe halla 

en mi mano. Conjl, Y en la mía« 
wE/x'/V. Sjeltafela tu , Conftanza, 

que quiero yo que la lleve. 
Con/^, Q^ié es que fe la fuelte ? alhajas 

de mí prima , folamcrte 

con el refpcto fe tratan; 

y es muy civil ofadla 

( el pecho en zelos fe abrafa ) 

que haya quien aleve , ingrato, 

traidor , infívíl::- Elvtr, Bifta , baila» 
Con/i, A un defperdício fe atreva 

de deidad tan fuberana. 
£/x//r. Conftanza , pues quién te mete 

en bolver tu por mi caufi ? 

de quatido acá andas tan fina 

con mi refpcto? Cíj//". Zarazas. 

B I Confía 



for Amfoíar 

Co/j/?.Derdc que con tus acciones 

tu mlimo refpcto ultra jis. 
Elvir. \ buen punco hemos llegado: 

0>\o que me riñas falca. 
Confl, Yo no riño , ííto advierto 
quan mal parece que hagas 
tales acciones. Elvir, Eftás 
por mi maeftra nombrada, 
prima ? Co«^/?. No por cierto , Elvira, 
Elvir. Ya conozco de que nazca 
tan afpera reprfhenfion: 
y ya que de reñirme tracas, 
por algo ha de fer ; efcucha: 
Yo quedo muy ob'Igada 
á vueftra amante fineza, 
Fernando ; y pues es ufada 
en Palacio la licencia 
de feft?jat á fus Damas; 
oy , como pedís , admito 
en mi obfequio vueftra urban^ 
atención , y por principio 
de premio á tan finas anfias, 
poneos eíTa vanda al pecho, 
que bien podiris ; y eftimadla, 
pues me cuefta una pendencia 
dexarla en vos empleada. Z)^/e la vanda» 
Y tu , prima , íi efta acción 
íientes tanto por mi fama, 
fíentela mucho , que yo, 
eftando ya egecutada, 
podré ayudarte á fentirla, 
mas no puedo remediarla. Vafe» 
Cm/f. Buenos quedamos , Amor ! ap^ 
Caif.QúQ apueftas á que fe araríaft 

entrambas piimas por ti ? 
Co«y?. Hifta aquí folicitaba 

íibjr , fcñor Don Fernando, 

de vueftro ceño la caufa. 

Ya díífde oy no intentaré 

canfarme en averiguarla; 

pues fabiendo que el motivo 

de que me bolvais la efpalda, 

es dignamente emplearos 

en la beldad foberana 

de mí prima , fuera injufto 

á tan divinas vei tajas 

prcfumir yo competencias: 

>ivais edades muy lagas 



en fu amor, y en fu fineza, 

que de fe r:una tan alta 

os doy mil enhorabuenas. 
Fernan,Y yo por no malograrlas, 

las recibo muy guí^ofo; 

aunque pudierais guardarlas, 

hafta ver íi también ella 

tiene terrero , y ventana, 

por donde con otro amante 

hable de la noche al Alva, 

y fea faetza huir cambien 

de quien craidora , quien faifa, 

aleve , injuíla , cruel, 

á uno admire, y á ocro engaña, 

como vos. Con/í» Calla , alevofo, 

traidor , fementido , calla, 

que fi eíTe fuera el motivo 

folo de que me dexaras, 

no era meneíler bufcar 

tan ruin , é indigna venganza, 

como que viéndolo yo 

feflejaífeis á otra Dama: 

luego es querer con mi injuria . 

difsimular tu mudanza. ■ 
Fernán, Con que no es verdad , aleve, J 
que vi un hombre , y que te hablaba 
por la reja , y que con él 
reñi zelofo á eftocadas? 
Con/i* Si , pero plegué á los Cielos, 
que ardiente rayo me parta, 
fi yo á eífe hombre di motivo 
para que afsi fe arrojara 
á hablarme. Fír«^«. Calla , que es cítá 
muy fíia , y muv mal fundada 
fatiifaccion. Confi, Y es mejor 
de agraviarme cara a cara, 
la difculpa que me das ? 

Al paño Alvaro, 
Alvaro. Por ver íi encuentro á ConflanZI 
doy á efta quadra la buelta: 
mas qué es lo que miro , aníias ! 
hablando efta con Fernando; 
folo zelos le faltaban 
á mi embidia , y mi rencor. 
Al paño Dcña Elvira , / Elena» 
Elvira. Per falir de mi tirana 
fofpecha , buelvo contigo, 
Elena : mas no me engaña 



Cmpetidor H/ 
mí preFuncíoh. Elena, Es aquel ? 
Elv'ir» El es ; y eílá ble \ hallada 

mí prima con él : efcucha. 
Fernán, Todas fon razones vanas. 
Con/L Mi bien , Fernando , mi dueño::- 
jilvaro. Q^íé oigo , penas I 
Elvif.Qné oigo , anfias ! 
Confi, Afsi mi cariño ofendes ? 

afsi mi fe defamparas ? 
Fernan»Qaien por ti riñe de noche, 
bolvera por la demanda; 
dexame. Cow/?. Cómo dexarte ? 
antes , traidor , que te vayas, 

me has de dar la vanda. 
Fernán. Advíerte::- 
Confi.Púcs qué intentabas llevarla 

contigo? Fernán. J>io la he de dar* 
Confi. Mira:;- Fernán» Suelta. 
Cow/?. Atiende::- Fí^rw^w. Aparta, 

que es en vano pretenderla. 
Confi, Pues no me he de ir fia cobrarla. 
Fernan*Cbmo es eíTo dable ? 
Sale Alvaro. Haviendo 

quien os la quite á eftocadas. 
Fernán. Q;_iién ha de fer eíTe ? Alvaro. Yo. 
Fernán. Dificultofa es la hazaña. 

Riñen , y /alen Doria Elvira , jf Elena» 
Elvira. Qúh miro ? Fernando , advierte::- 
Con/i. Qjé veo ? Alvaro , repara: :- 
Fernán. Defvia. 
Calf. Buena vá la grefca. 
Alvaro, Q^iita. 
Inés. Buena vá la danza. 
Fernán. Dexame , que de la muerte, 

á quien con vida fe halla 

tan mal , que me enoja á mi. 
Alvaro. Qi.¡é vanagloriofo hablas ! 

qué jadanciofo difcurres ! 

Mejor fuera , que guardaras 

todo eíTe brio , Fernando, 

para bolver por tu fama. 

De los favores del Reyj 

y los que tu padre alcanza, 

no te cabe en todo el pecho 

la vanidad temeraria, 

fin mirar , que tales honras, 

mas que te iluftran , te infaman. 

Mucho mejor pareciera, 



jo , y Padre* I J 

que el crédito rcftauraras 

dé una difunta hermofura, 

que andar galanteando Damas: 

mas pues á tu honor no atiendes, 

yo te aguardo en la campaña, 

á donde te enfeñaré 

a hablar bien á cuchilladas. Vafe* 

Fernán. ECpera» Todos. T^ntc, 

Salen el Re/, Hernán Rhíz, Ramón ,yTello. 

Rey.Q^h es efto ? 

Fernán, No es nada , feñor , no es nada: 
ha infame ! viven los Cielos, ap* 
que te he de arrancar el alma. Vafe* 

Calf. Con mi amo fanfurriñas ? 
ial aqui tíi , durindana; 
voto a los Cielos de Chrifto, 
que he de horadarle la panza. Vafe* 

Rey. No me decís qué es aquefto ? 

Con/í, QLie travados de palabras 
Alvaro , y Fernando van 
a reñir. Re/. Don Tello , anda, 
trae á mi fobtino , y prende 
á Don Alvaro : á qué aguardas ? 

Hernán. No os apafsioneis , feñor, 
que fi Don Alvaro trata 
con Fernando la pendencia, 
no le arriendo la ganancia. 

Confi. Id , feñor , á detenerlos. 

£/x;/V¿í.Gonílanza, eftas ¿ííuftada ? Al oído* 

Confi. Mas lo puedes eftár tu. 

Re/, Venid ; no alguna defgracla 
fuceda. Vanfe el Rey Tello* 

Ramón. Q^ié te parece 

tu hijo, feñor? Hernán, Li alhaja 
mas íuperior es del mundo: 
valiente es como la efpada 
de Bernardo : bien , pariente, 
fe le luce tu crianza. Vanfe» 

Elvira. Confianza , mucho me efpanto, 
que dés lugar á que haya 
por ti de fuceder efto. 

Confi . Qvih me riñeffís faltaba! 

Elvir. Como me riñes tu á mi, 
y caes en la mlíma falta, 
no es mucho , que de ti aprenda. 

Conft. Es que yo:-- Elvira. No dij^as nada, 
que eAás cón fi>fto ; vén , prima, 
tomarás un poco de agua. 

Conji. 



14 Acrifolar fu Honor ^ 

Conjl. M:)or es que tíi la comes, de fu voz huía la fcña, 

que aun no eftái rauy recobrad -i. F^j/iyé. 



Sale Inér. Elena , has vifto á Calf >rr<ís ? 

Elena. Nj eñ:yy , Inés, para chanzas: 
li:ida prebenda es por Dios ! 
dexam^í. Inés. Afsi ce dexaran 
los huelfos. Elsna, A ci las muelas: 
y que á Cdlf>rras no haya 
vr o , qué le í.nporci a uí^ed ? 

Qvié ha de importarme á mi ? nada; 
aquí lio es curícvfidad. 

Elena, Pues , Inés mía , repara, 
que de crapos Licayunos, 
fe dice , poca fubftancia. 

' JORNADA SEGUNDA. 

Salen Ramón , Fernando , y Calforras de 
í^he, 

Kam, Nada preguntarme íntences, * 
que nada decirte puedo, 

Fernán, Puos buelvcte defde aquí, 
que eílár folo en el terrero 
me importa, Ram. O quanto le cuefta 
faber con qué fundamento ap» 
Alvaro le echo fu falca 
en la cara ? fus di.-f-dos 
fepalos por otra parte, 
que por mi no ha de fabetlos. Va/e, 

Calf. Qié te decia Ramón ? 

Ferna/i. Pcfares , dlfiimulemos: ap» 
Qli* eftuvIcíTi prevenido, 
que no oblante , que en fecreto 
mi padre , v yo hemos befado 
la mano al Rey , y le havemos 
dido cuenca de los dos 
triunfos de nueftros aceros; 
por honrarnos ha mandado, 
que en publico razón dfsnos 
por menor de ambis víéiorias. 

Calf, Gran dia de lucimiento, 

Fernán, es lo que me querrá Elvira, 
que de noche , y con míílerio 
ran grande me e.nbia á llamar? 

Caf. Pícfto de duda fildremos; 
pues me dlx ) Eíena , que 
defde aquella reja el eco 



para que en fu quarto luego, 
donde fu ama eílaria , cntraííes 
por el podido pequeño 
del muro. Fernán Pues va Ih g^mos, 
vén tras mi. Sale Elena a la reja, 
Elena, Aunque contra el genio 
de mis trift^zas , me mande 
Elvira cantar , haciendo 
la feña a Fernando , mal 
que han de ccnver i fe , creo. 
Jas atmonias que formo, 
con las auíias que padízco, 
Fcrw.No hagas ruiio. Calf Efío me dices, 
quando voy pifando huevos ? 
Suena ruido de Mujica, 
Fernán, Eícucha , que ya ion oro 
aquel heiido i-iftrumento 
nos avila. Calf. Será algún 
Papagavo Palaciigo, 
que g^fta folfas nocturnas. 
Fernán. Dcxame oir , pues dependo, 

para llegar , de (u avifo. 
Calf, Vaya , por no l-r molefto. 
Canta Elena* Pues viílc flores Abril, 
no c-? defcuides , Gll-guero, 
que íí tardas , verás que fe lleva 
el Al va el candor, la purpura el Zierzo» 
Vén á ini accr.to, 
que tarubien el Amor recefiita 
de ocjfioo , de vcruura , y de tiempo: 
vé i á mí acento. 
Salen Alvaro , y Tello etnb»x.ados, 
Alvjtro, Ven a mi ac e;.to, 

que también el Amor necefsita 
de ocaíion , de ventura ,,y de tiempo: 
vén á mi acento ? 
Eda es la voz de la Efclava: 
6 ! á qué buena ocaíion , Tello, 
hemos licgado , pues ella 
no hi de eftar en el terrero 
fola ; íín duda Conftinza 
con ella efti. Tello. No tan prefto 
llegues , hafta que otra vez 
nos aíT-'gure el acento. 
Fern. Eí Eíena ? Elena. Si. Fern. Pues abre» 
Elena. A quién ? 
Fernán, A quien á efte puefto 

lia- 



Competidor , Bijo , y Padre. 



llamado viene de Elvira. 

Elena, F^^rnando es ; ya te obedezco. 

Alvaro. M is qué es , Cíelos , lo que miro ? 
parados dos hombres veo 
á la reja. Elena. Entra ; y porque 
difuada el que fue mift.'rlo, 
cantar á eftas horas , otra 
vez buelva á decir el eco::- 
Abre la puerta , y entra Fernando» 

Canta. Bate las ligeras alas, 
no digan que en tu dtfeo 
tu pureza malogra tu dicha, 
dexando llevar tu efperanza del viento: 
Vén á mi acento , &:c. A lo lexos» 

Tillo» De los dos hombres , que vimos, 
por el poftigo , que abrieron, 
entro el uno. Calf. Bueno he quedado 
con honores de eftafermo. 

Alvaro. Q^íén ferá ( Cielos , matadme ) 
quien logra lo que y9 pierdo ? 

Tello, Con conocer al que fuera 
fe ha quedado , lo (abremos. 

Cj//. Miilmanto , y á cftas horas? 
porrazos me pide el cuerpo: 
temblando de miedo eftoy, 

Alvaro, Ardiendo en colera llego. 
Cavallero ? Calf. Mas abaxo. 

^/x;^ro. Hidalgo ? Calf. Otro poco menos# 

Alvaro. Hombre ? 

Calf, Ni aun eíTo , que eftoy 
en fofpechas de no ferio, 

Alvaro, Scals lo que fuereis ; yo eftoy 
empeñado en conoceros. 

Calf. Pues por la fe del Bautlfmo 
me dexe ir , que ioy tan lerdo, 
que no sé como me llamo. 

Alvaro. No con dlfsl mulos necios 
me difuadals la Intención 
de fab.-r , quien defatento 
de tan venerado ficlo 
profana el noble refpeto: 
y ^{s\ decidme quién fois ? 

Calf Viíalo ufted , que no quiero. 

Alvaro, un groíTera ofadia, 

n ) hay otra refpuefta. Í^CíI/j las efpadas» 

Calf Hi perros, 

peuíals que ha de fer por fuetza 
gallina el Graclofo ? peto 



bueno es que a la efpada fírva 
Id muralla de coleto: 
vergantes , do5 contra uno ? 
Sale Hernando de Cafiro hac'imdo cara ¿t 
los dos , / Calforras fe va por las 
efpaldas. 

Hern, Ya , hidalgo , eftá aquí mi aliento 

para igualar la ventaja. 
Calf Pues ya en efta danza dexo ap. 

metido a otro , no queramos 

aventurar el fecreto. Vafe» 
Alvaro, Bizarro fcís , vive Dios. 
Hern, Días ha que lo fabemos. 
Tello, Tente , Alvaro , que es H?rnan<ío 

de Caftro. Alvaro. Bien fu denuedo 

lo dice antes que fu voz. 
Hern. Alvaro , Tello , qué es efto ? 
Alvaro, Dudar como en vueftro juicio 

cabe el atrevido exceíTo 

de hacer efpaldas á quien 

profana arreftado , y clí^go 

el fagrado de efte Alcázar. 
Hern, Mirad , que yo folo vengo 

al ruido de las efpadas, 

que me avisó defde Icxos, 
Tello, Luego no foIs quien quedo 

en guarda del que fobervio 

entro por cíTe poftigo ? 
Hern. Mal lo que decis entiendo; 

y á faber vueftra fofpecha, 

huviera del lado vueftro 

procurado averiguailo. 
Al var o, Wwntnáo vifto el empeño, 

con que guardáis eíTa puerta, 

que ya lo he {^bldo , creo; 

y para que íín caftigo 

no fe vaya , eftár reí'uelvo 

aguardándole hafta el Alva. 
Tello, En averiguados yerros 

frivolas difculpas , fon 

eftuj lados fingimientos. 

Daré cuenta al Rey , pues á él 

le toca poner rcmeiio, 

fin expníTjr la malicia 

de qu(í ha (ídu el que entro dentro 

fu hijo ; pues aíTcgiiraflü 

es peÜgrofo haíla verio. Vafe, 
Hern, Qiié cufaíís fon los que cfcucho! 

Ha 



Vafe» 



api 



I 6 Per j4cri/oL 

Hi cobardes nfonjrros! 

qué fiífguftiios os tiene 

mí forruaa ! maj , pues puedo, 

proH^uIerdo mi camino, 

Ir á PjUcío , á lo menos, 

para cmp z^r fu caftigo 

me fervirá de cotifueio 

los porrazos , que han llevado, 

y el temor , que me tuvieron. t^afe. 
Salen Elvira , Femando ,y Elena con luces ^ 
Fern» M ich") , Elvifíi , me prometes. 
Elvira. Pues todo lo que promeco 

cumpliré : A un balcón , Elena, 

te pon , y avifams en viendo 

paitar por rl Jardin gente. 
Elena. SI haré. Corazón , qué nuevo af. 

í'ufto es el que me añade 

ííemprc que a Fernando veo? 

mas fi contra él refultan 

los perjuicios de mi yerro, 

qué mucho , que en fu femblante 

duplique mi dcfaliento ? Vafe» 
Blvira» Ya , Fernando , eftaraos fulos; 

no es razón nos acordemos 

de pbticas de amor , quando 

efta tu honor de por medio: 

primero es él. Fern, Av de mi! 
Elv'-ra, Parece que ya mi acento 

en la parte laftímada 

te híjib ? Fern, Mal negarlo puedo; 

y porqae al verte no cuipes 

las tlDiez^s de mi af (io, 

pues adivinas las cauías, 

fuple , Elvira , los cr¿loí. 
Elvira, D.fde el dia de aquel lance 

con Djü Alvaro, en que luego 

medíaadole el Rey , mandó 

poner perpetuo filenclo; 

en tus tríiK'zas he viílo 

patentes tus fcrtimlentos; 

y aunque todos de piedad, 

de temor , y de r.fpeto 

te per m icen el de fd oro 

por efcufarte el tormento; 

yo , en quien puede mas , Fernando, 

la inclinación que te tengo, 

derermliíada á curar 

tu mal cftoy. Fem. Acra veo. 



'' fu Honor i 

que eres lü fola la f? li, 
y que á ti lela te d^bo 
el amor , one te coniagro, 
pues mis dcídichas íabi:(,do, 
a pefar del dolor , quieres 
fanarlas, Elvira. Efcncha atento, 
que para cumplir con todo, 
defde fu principio empiezo, 
franqueándote las noticias, 
que por cíía Efclava tengo, 
como ttftltio de vifta 
de todo. Fern, Abforto te atiendo. 
Elvira, Don Alor.fo , Emperador 
de Caftilla , cuyo Cftio 
dexb en Sancho el Dcfeado, 
fübftítuido el Govícrno, 
tuvo tres hijas ; la una 
fue , mediante el caíamiento, 
y la llamaron Conftanza, 
que en floridos años tiernos 
caso con Luis , Rey de Fiancla» 
uniendofe en lazo ellrecho 
á L:ones , y Caftülos, 
las Lifes de Clodovéo: 
la otra de las dos , de quien 
para el cafo que refiero 
necefsito , tue tu madre 
Eftefania , un portento 
ác belleza , y de virtud; 
bien que de amorc»fo yerro 
dulce fruto , mas tan noble 
por fj madre , que el Rey mcfmo 
no afj'irara á fer mejor, 
bañábale fer tan bueno. 
Pretendieron fu h^'rmcfara 
los primeros Cavalleros . 
de Caítilia ; díola el R?y 
á Hernán Ruiz de Caílro , viendó 
que ninguno le excedía 
en fangre , y merecimientoi. 
Uno de los que con mas 
fineza iiguló efte empeño, 
fue el Conde Don Vela , hombre 
tenaz , ofado , y f -bervio; 
y no obdante el deíengaño, 
que cafandola le dieron, 
pioíiguló en demoftracionej 
de enamorado , tan ciego, 

que 



VcwpHidor 
que huvo menefter tu madre 
para vencer íus extremos, 
que le tuvíeíTe efte enfada 
de coila muchos defprecíos. 
Ccrtb puertas , y ventanas; 
huyó lances , bufeo medios 
para Hbrarfe de un hombre 
tan amante , y tan refuelto: 
Y en fin , quando prcfumimos, 
que paraííe todo aquefto 
en vencer ella fu arrojo, 
y ceder él de fu ruego; 
tupimos , que recelofo 
( bien que recatado , y cuerdo ) 
andaba Hernán Ruiz de Caftro 
penetrando » é inquiriendo, 
ladrón de fu miíma cafa, 
fus agravios , 6 fus zelos: 
que el honor , zslos , y agravios 
tienen uo femblante mefmo. 
Uiia infaufta obfcura noche, 
en que parece que el Ciclo, 
por no mirar el horror 
del mas trágico fucíTo^ 
cubrió con nieWas íu roílro, 
donde fon tantos luceros 
trémulos ojos , que al aire 
Je eftán peftaneando incendios: 
fablecido Hernán Ruiz el hurto 
-de fu honor: ( que yo no creo, 
mentira fue , teftímonlo, 
cíTo afirmo , y eíTo entiendo ) 
y haviendo fingido antes 
una aufcncia , al mifmo tiempo 
que le avifaron , que andaban 
fombras rondando , y midiendo 
"fus ventanas , y fus puertas, 
vino á fu calle encubierto. 
A poco rato , que eíluvo 
donde verle no pudieron, 
defcubrió dos embozados; 
hizo una feña uno de ellos 
cerca de la puerta faifa 
de fu cafa ; refpondieron 
defde una reji ; y en fin, 
vió defpues que entraban dentro: 
dexó que huvíeíTen cerrado, 
\y difsímu lando el fuego, 



, y Padre. i ) 

que en el corazón ardía, 
aplicando un inftrumento, 
de quien iba prevenido, 
al poftigo , por fer cierto, 
que el ir por eftotra puerta 
era ruido fin efcdo, 
dexó por la cerradura 
caer la llave en el fuelo: 
abrió con la que tenia 
defpues : y nada fincleron, 
ó por fu mucha razón, 
ó por fu mucho fiiencio, 
ó porque el Cielo permits, 
que ios que obran tales verros, 
ni vean , ni oigan , ni difcurraa 
en fu propio error embueltos. 
Algunos paíTos anduvo 
en el Jardín , y ai reflexo 
de una luz algo diftante, 
que efcafa encendía el viento, 
vió una muger en el trage, 
y con los vertidos mefmos, 
que en cafa traía fu Efpofa^ 
fentada fobre el extremo 
de una fuente , y en fus brazos, 
gozando amantes requiebros, 
un hombre : ( haíla aquí llegar 
pudo con noble fufrímiento ) 
facó la efpada animofo, 
y acometiólos , diciendo, 
^ afsi iiifames fe caftíga 
tan torpes atrevimientos 
contra el honor de Hernán Ruízl 
y al infJice mancebo, ~ 
paliando el pecho dos veces, 
le dexó á dos golpes muerto* 
De efte tiempo aprovechada 
la muger » huyó , figuíendo 
fu fuga Hernán Ruiz , y entrófc 
por la galería , que en medio 
del jardín caía , matando 
las luces al Ir huyendo: 
al tiento la iba bufcando, 
quando oyó cerca los ecos 
Hernán Ruiz de Eftrfania; 
y guiandofe por ellos, 
fin dexarla articular 
en fu difculpa un acento^ 



Tor Acrifolar fu Uonorj 



/ 

la lleno de mas heridas, 
que ella pudo formar ecos. 
Cayo muerta , y al rumor 
los criados acudieron, 
y el Aya entre ellos contigo; 
pues dicen que eras tan tierno, 
que viendo muerta á tu madre, 
la imaginafte durmiendo, 
y echándola entrambos brazos 
los apartafte far.grientos. 
A efpcdaculo tan triíte 
todos quedaron fufpenfos; 
y mas , quando en el Jardia 
el cuerpo reconocieron 
del joven Conde Don Vela. 
Contra tu madre creciendo 
á eíla evidencia el Indicio, 
fin faber qué fe havia hecho 
( pues no fe hallo , y dentro eílaba ) 
el cobarde compañero; 
mando recoger tu padre 
plata , joyas , y dineros, 
para huir la Indignación 
del Rey , pues fiendo tan deudo 
de Ei^efania , con caufa 
pudiera temer fu ceño. 
Mando á fu deudo Ramón 
te conduxcíTe á aquel Pueblo 
donde te crió , con nombre 
de hijo fuyo , hafta que el tiempo 
declaraíTe , fi debía 
tenerte por fu heredero. 
Quifo hacer fu fuga al Alva, 
quando de orden le prendieron 
del Rey , y en aquella Torre 
en donde habito , funefto 
panteón de un hombre vivo, 
le encerró con tal mífterio, 
que los que fin ver la caufa 
cfcuchaban el eftruendo, 
imaginaron que andaban 
fantafmas , ó encantos dentro; 
y el^o por averiguar 
íi el havcr á fu hija muerto 
era con caufa , b fin ella; 
pues en indicios diverfos, 
ya iban los antecedentes 
fu inocencia defcubiiendo* 



Llego a términos el cafo 
de 1er fuerza , fegun fueros 
de Cartilla , hacer probanza; 
y érta en los eftilos nueílros 

no la executa la pluma, ^ 

fino la efcribe el acero. 

Prefentada la acufada 

del crimen , un Cavailero 

que la defienda ; y quien queda 

vencedor en campal duelo, 

es el que queda mejor, 

y el que queda con el pleito. 

No dudara yo , que Alfonfo 

hiciera el ultimo esfuerzo 

por el honor de fu hija; 

pero cortó fus intentos 

la parca , y el Rey Don Sancho, 

en negocios de fu Reyno 

ocupado , no cuidó 

de profeguir el empeño, 

haciendo fu tolerancia 

creer , á quantos el reto 

anhelaban , que na eftaba 

muy en favor el ProceíTo 

de tu^ madre Eílefania; 

pero nunca lo creyeron 

con mayor motivo que oy; 

que en igual de que fevero 

continuaíTe en fu caftigo, 

le libró , y llenó de premios, 

haciéndole General 

de las armas de fu Imperio: 

quién duda , que efto fue dar 

lo obrado por muy bien heclio l 

ni quien duda , que refulta 

contra ti ; pues heredero 

del deshonor de tu madre 

con ella eftás padeciendo ? 

Tu eftás fin honra , Fernando, 

mientras á tu nacimiento 

arguye nota el baldón 

del maternal adulterio» 

Eílo te quifo decir 

Alvaro , quando fobervio 

te argüyó con tu defgracia, 

y efto todos echan menos, 

que no defiendes la caufa, 

y permites , que en defedo 

de 



' 'Competidor B¡j$ , y Tadre. 

(de que haya quien la defienda, Talír no logre el que entro, 



o por traición , o por yerro, 
padezca de Eftefinia 
la inocencia *, y pues yo he hecho 
lo que debo en avlfarte, 
pues permitido al fcftejo 
mió , fuera en mi defdoro 
no intentar tus lucimientos, 
queriéndote defairado, 
noble , ofado , altivo , cuerdo, 
leal , acento , obediente, 
pronto , valiente , y diícreto; 
pues te noticié del daño, 
tu aplicarás el remedio. 
Fernán. Ya que lo he fabido , Elvira, 
Juro ante 11 al alto Cíelo, 
de vengar mi honor, y hacer 
defendiéndolo mi esfuerzo. 
Llaman , / fíile Elena affuftaáa, 
Elena, S¿ñora^ Ehira, Q¿»é traes , Elena ? 
Elena. Que á la puerta vi llegar 

dos hombres. Elvira, Fiero pefar ! 
Elena. Y que es , pues la llave fuena, 

el Rey uno de ellos , creo. 
Elvira» Pi, eílas horas qué querrá? 
Fernán» A verte , Elvira , vendrá, 

que ya sé tu galanteo. 
S/x^zV^.Pües quién::-mas no es tiempo aora 
de dlíTuadir tu mentira; 
á eíía quadra te retira. 
Elena, Aprifa , que entran , feñora, 
Elvira. Llévate una luz , Elena, 
dexala dentro ef:ondida, 
para quando yo la pida. 
Fernán, Q^jé anfia ! Elena, Q^ié furto ! 
Elvira. Q^íé pena ! Vafe Elena con una lux.» 
Fernán, De qué me podrá fervir, 
fiera , el llegarme á efconder, 
íi es fuerza me hayan de vér ? 
no ferá mejor fallr 
abriendo paíTo á mi muerte? 
Elvira. Todo es malo en cafo igual; 
pero como arrojo tal 
intentarás ? Fernán, De efta fuerte. 
Mata Ha lux. , facando la efpada , / falen 

al patio el Rey Hernán Kuix., 
"B^ey, La luz han muerto ; y porque 
íia que le conozca yo 



pues ya de Tello lo se; 
puefto que no hay otra puerta, 
entra , y no mi Mageflad 
fe exponga á la indigfildad 
de que fepan quanto es cierta 
ibI malicia , que entre tanto , 
va á guardarla mi valor 
de la fiJga de un traidor. 
Ffr/iíjw.PaíTos fiento. Elvira.Ds mi efpanto 

creciendo el aííombro vá. 
Hernjn. De mi fii vueftra Alteza 
la acción. Rey. Si de otra fineza 
Elvira es empleo ya, 
á confirmar mis recelos 
afsi mi dolor camine. Vafe, 
Fernán, Sin zelos , y agravios vine, af, 

y llevo agravios , y zelos. 
Elvira, Por no medrarme culpada, ap» 
es fuerza que eftrañe el ruido, 
pues Fernando havrá falldo. 
Sale Hernán, Abra camino la efpada» 
Elvira, Ola , Elena , oia , M?ncia, 

mirad quien anda al'i fjera. Vaff» 
Hernán , Ya di con él. Fernán. Suerte fiera í 
que efte es el Rey. Hernan,Qu\hn diiia, 
. que haya quien reftado , y fuerte 
cometa tal frenesí ? 

Sale Elena con una Ittx, 
Elena, Ya. la luz::- mas ( ay de mi I )r 
tened , no me deis la muerte, 
que fi yo;:- ( aun á hiblar no acierto) 
fui caufa::- (en vano ref^iro) 
válgame el Cielo ¡ Cae defmayada» 
Hernán, Qué miro I 

ella , y yo á un tici-noo hemos muerto ! 
qué haces aquí ? Fernán, Qjé sé yo ? 
no es tiemjo de averiguar 
efto ; dcxame paíTar. 
Hernán, Ya por eíTa puerta , no 

puedes falir. Fernán. Pues qué haré? 
no hay otra ? Hernán. No. 
Fernán, Vncs qué medio? 
Hernán. Para librarte un remedio 

folp hay que cfrecerte. Fem/in.Qvel 
Hernán. El Rey á eíTa puerta aguarda 
por conocer arreftado 
quien profana eíle fagrado. 



2 Por Amfolc 

y fi un ínílante fe tarda 

tu aííombro , hallarte es prcclfo. 

Por efte balcón conviene, 

que te arrojes , pues el viene; 

aptovechete el avilo, 

que aunque tu peligro es cierto, 

ya evitas fu dtfagrado; 

pues te hallará caftigado 

quando te encontrare muerto. 

Fern, Antes efta defmavada 
rruger , fuerza es retirar. 

Hernán, Aquí fe puede quedar, 
pues no fe aventura nada 
en fu vida. Fem. Hiy , que colijo 
de enigma tan no entendida, 
que puede Importar fu vida, 

-Hernán. En qué te detienes , hijo? 

Fernán, Ya á moilr me precipito 
por falvar una opinión. Vafe» 

Hernán, Tan grande fatisfaccion 

pi :e tan grande delito. Dentro ruido. 

Dentro Elvira. Qué ruido es aquel ? 

Dentro Key, Hernando 
mucho fe detiene , qué 
le havrá íu cedido ? Hern. A fe, 
que í¡ fe ha muerto Fernando, 
ha vré negociado bien. Sale Elvira, 

Elvira. Qjíén á cftas horas fe atreve 
a entrar , donde aun no debe, 

• por no irritar mi defdén, 
entrar el S )1 fin reparo? 

Bern. Süfpended , dl^Iua Elvira, 
los ceños de vueftra ira; 
pues que no osara , es claro, 
entrar , donde os irritara 
de efta fuerte , fino fuera 
bufcando de efta manera 
á un hombre , que entre la rara 
frondofiJad del Jardín 
perdí , y creyendo que havia 
entrado aquí, la anfii mía 
viendo abierto el quarto , á fia 
de conocerle , llego 
al tiempo que efta criada 

' al Verme entrar con la efpada 
defnuda , ft? dcímavb; 
que fuplals la acción os ruego. 

Elvira, De agraviar de cíTa manera 



fu Honor i 
de efte retiro la esfera 
el ofado arrojo ciega, 
mal , Hernando , os difculpb, 
fin que me digáis primero, 
quien para cxceíTo tat) fiero 
os puede dar alas ? Sale el Rey, 

Rey. Yo, 

Elvira, Señor::- Vueftra Mageftad::- 
pues como ? Rey. La turbación 
no es difculpa de una ¿cclon, 
que reza en la indignidad: . 
hallafte alguien ? Hern. No feñor. 

Rey. Por dónde el traidor fe ¡ría ? 

Elvira. Aunque arguya culpa mia 
vueftro impenfado rigor, 
folo deciros intento 
( efte acafo le difuada, ap» 
y para no errar en nada, 
esforcemos el partido ) 
quan dentro de mi recato 
eterna mi refiftencla 
añade nueva Ii.flutncia 
á lo hermofo con lo ingrato» 
A efte quarto me pafsé, 
que cae á eíTa galería; 
porque mi melancolía 
divertir imaginé 

viendo el Jardín , y efcuchando 
la dulce voz de tfl"a Efclava, 
que en aquel balcón eftaba, 
quando rumor efcuchando 
vengo , y ya en diftiiita acción 
hallo 9 Elena defmayada, 
veo á Hernando con la efpada 
defnuda ; fu turbación 
buen indicio viene á fer; 
que haverfe atrevido i entrar 
ferá venirla á bufcar. 
A fu difunta muger 
fírvio Elena ; quién alcanz.a 
( pues á tales hor-as huella 
tal íítio ) á faber fi en ella 
tiene que obrar fu venganza? 
Y pues fcli) foy tefiigo 
de fu ofado proceder, 
no fe deben entender 
cífos €üíáC\s conmigo. Vafe, 
Hern, S:tiot::- Ke/,No me digas nada 

pues 



Competidor 1 
pues conmigo has venido, 
bien claro efta que ha mentido. 

Elena? Elena, Dnhn la efpada, 
no me des muerte ( ay de mi ! ) 
que yo , Hernando , te diré 
quanto he vírto , y quanto sé: 
mas quién es quien eftá aquí ? 

Key, Yo foy , cóbrate. Señor: 

Rey» Qué tienes , dime , que hablar ? 
qué pretendes declarar ? 

Elena, Yo ( alentemos , pues , error ) ap, 
nada tengo que decir: 
íi algo dlxe , anfia vehemente, 
delirio del accidente 
fue , que me llego á rendir. 

Key» Vete ; y procura el aliento 
reftaurar, Elena, Si haré , feñor. 
Corazón , pues el temor ap» 
de mi culpa á fu tormento 
me confícíTa la homicida, 
bien que la aborrezca trifte, 
callemos , pues que confiíle 
en mi íílencio mi vida. Vafe, 

Be;'. Permitid , que fepa , Cielos, 
pues los recelos fon labios, ap» 
quién con ocultos agravios 
me da tan patentes zelos. 
Vén , pues , que ya el roficlér 
de la Aurora indicios da. Vafe» 

Hern, Válgame Dios ! qué tendrá 
que decir efta muger r 
mas » í¡ á Femando ha encontrado 
á eftus horas con Elvira, 
claro es que efte enigma afpira 
á declarar fu cuidado. 
No vi atrevimiento igual: 
cofas de mancebo fon*, 
no ha de eftar alto el balcón, 
iré á vér íi fe hizo mal. Vafe» 
Salen Alvaro , Con/imx-a , é Inés, 

Conji, Ya os he dicho quan en vano 
vueftro tesón felicita 
hacer , que méritos tenga 
de fineza la p >rfia. 

Alvaro, No vengo , amable tirana, 
cruel , hermofa enemiga, 
como haftj aqui , á merecer 
las piedades de tus iras^ 



'jo y y Padre. 11 

á cftrañar si , que a pelar 

de tu decoro , permitas, 

que una acción , mas que de humana, 

te desluzca lo divina. 

7w^/. Oigan el hombre. ap^ 

Cowy?. Aunque paíTc 

ya el tesón á grofTeria, 
y aunque tal atrevIf»iento 
con mayor caufa me irrita, 
es forzofo preguntaros, 
qué pcnfamiento os motiva 
á difcurrir , que en mi quepa 
acción , que de mi fea indigna. 

Alvaro, Pues qué pretendes negarme, 
que anoche , injufta homicida, 
poner hicifte á la reja 
á la Efclava , porque firva 
fu acento de ftña á un hombre, 
que atendiendo á que le avífan, 
y á que le abren el poftigo 
del muro ( ha zelofa embidia ! ) 
entró por él al Jardín 
autes que mi bizarría 
pudieíTc darle la muerte ? 

Cow/?. Q^ié dices , Alvaro ? 7«é/. Chífpas. 

Alvaro, No diísimules , ingrata, 
pues quando no me lo diga 
tu voz , el vér , que es Hernando 
de Caftro quien le apadrina, 
y con quien dcfeíperado 
reñi , al notar ♦ que le hacia 
efpaldas , me dice , que es 
fu hijo el que atrevido afpira, 
en fuerza de tus favores, 
á confeguir tus caricias: 
y pues hiverle efperado 
á que falIeíTe haíia el dia 
para matarle , fue en vano; 
pues tu índufttia , ó tu malicia, 
que le entró por una puerta, 
por otra le arrojaría, 
no lo ferá ei) que le bufque; 
y ya que en amarte ii.íiíla, 
6 fea á precio de fu muerte^ 
6 fea á cofta de mi vida. Vafe.» 

Confi, Qvié es v fto , Inés ? In:s. Efto es, 
que anda aqui danzando Elvira. 

Confi, Aora coi)firmo , que el ruido 

4e 



de anoche , en que vi que abtiaa 
un bilcbn, y que por él 
un hombre fe precipita, 
dcbib de (:v quj Femando 
con ella eftibi ( hi enigma ¡ 
quien lo íjpicra de cierto. ) 

Inéi. Si no me engaíía la vifta, 
Calforras viene ; íí tu 
á cíT^ cancél te retiras, 
yo lo fabré. Con/l, Dj qué forma ? 

Inéi.Yd lo verás. Co«/?. Mí ficiga 
por lograrlo te obedece. 
Retira/e al paño , y /ale Calforrat, 

Calf.Gan cu?iuo¡ notable dial 

/«¿/.Pues, Cilfjcras , dónde bueno? 

C^//. A fe , pregunta efquiíica, 
í'abiendo , que el dia de oy 
en que á dar vienen noticia 
de füs viciorias al Rey 
mis dos amos, y caminan 
con Real célebre aparato 
de Militar comitiva 
ya á¿ia Palacio. Inés, De fuerte, 
que , no obftante la caidi, 

. tiene tu amo tanto aliento ? 

Calf, QuQ calda , hembra maldita? 

Inés, La de anoche del bal:on; 
picnfas que no me confía 
Elvira á mi fus fecretos ? 

Calf. Pues digo , la relamida, 
para qué nos lo mifteria, 
fi luego á ti te lo chifla? 

Con/i. Q^ié oigo I 

Inés, Y díme , fe hizo mal ? 

Ca!f,Qjh mi\ í pefe á fu barriga: 
defpues que toda la noche 
fe eftuvo con la Chiquilla 
en el quarto de la Efclava, 
dcxindome á mi , que riña 
fus pendencias, /«é/. Oigan , oigati. 

Calf, Mis óyeme , por tu vida, 
una grande novedad, 
que es el tener prevenidas 
para hacer la entrada de oy 
en igual de g ilas ricas, Tocan un clarín, 
triftcs iijfigniis. Inés. No puedo 
( pues ya eíTe Clarí i avifa, 
que llegao ) eüatme aquí. 



Por Jcrifolar fu Uonor^ 



que es fuerza , que á mí ama afsiíla: 

Entrafe , y dice a Conjlanx.a al cido, 

lo oiftr? Ccnfi.Yd lo he tfcuchado; 

y á til .igravío , la antigua 

fineza ferá en mi pecho 

venganza , rencor , yt-mbidia. Van/e, 
Calf. Buerio me ha dcxado ; pero 

pues cfta falva coi.fírma, 

que entran mis amos , y no hay 

dlilincia que me lo impida, 

entremos á oír- qué dicen 

las algazaras f.-ftivas. 
Entrafe por un lado , y Jale por otro , y fe 
dífciibre el Rey en un Trono , y en al^ 

mohadas Elvira , Elena , Con/}anz.a , é 
Inés ,y en pie Aív.iro Tello, 
Mufca, En hora bu^na Toledo 
oy con aplaufos reciba 
los valientes defenfores 
de L:on , y de Caftilla. 
Rí/. Valerofos Cjftellaüos, 

afsi honra mi bizarría 

á los que por mi Corona 

íaben vibrar la cuchilla: 

y pues vencedores ya 

de las Hfvjuadras Morífcas 

llegan los valientes Héroes, 

en fu aplau fo el aire diga::- 
Mujica, En hora buena Toledo 

oy con aplaufos reciba , &c» 
Suenan Caxas , y Sordinas» 
Rey, 'M.is tened, qué deftsmplado 

Tambar, qué ronca Sordina, 

el jubilo del Clarin 

confunde , y atemoriza ? 
Alvaro, Buelve li cara , feñor, 

verás en opueí^as lineas 

el placer , y la tril1:¿za 

mezcladas . y divididas. 

El vil-jo H.vnan Ruiz de Caílro, 

fu gente mueftra veftida 

de gala , y el Sol luciente 

reverbéra en fus cuchillas. 

Fernán Ruiz de Ciftro el mozo, 

trae las Tropas que aciudiila, 

llenas de funeílo luto, 

con vandas negras ceñíJas 

al cuerpo , negras las plumas, 

los 



Competidor Hijo , y Padre. 

los pavefes , y dívlfas. Alvaro. Señor, 

JRf^'.Cómo , fin venir vencido? pues él enera , él te lo álga» 

grande novedad le Infta Co«/?. Rara eftrañeza! no sé 

á tal extremo. lo que mí pecho adivina. 

Tocan a marcha , y /ale Hernán Kmx. de gala con plumas. 
Hernán. Vútioío Don Sancho, el Defeado 

del Oibe entero , con razón tenido. 
Tecalis Sordinas , y Caxas deft emuladas , y fale Fernando 
^ de luto, 

Fernán» Caftellano Monarca , venerado 

del tiempo , de la embidla , y del olvido. 
Hernán. Oy á tus plantas llega tu Soldado, 
del Moro vencedor , nunca vencido. 
/" Fernán. Oy triunfante tus pies befar Intento. 
Hern, Dame un rato atención. Fern. O/eme atento. 
Hernán, SjlW y íeñor , con tu robufta gente, 
aíTuílando tu Exercito la tierra; 
y en el Campo Andaluz mí brazo ardiente 
fue fembrando el eftrago de la Guerra: 
no dexa Pueblo mi furor ardiente, 
que no arruine al amago que le aterra; 
pues vieras de mirarme á los indicios, 
de temblores caer los Edificios, 
/f/'w^íw. Arando yo los campos de Neptuno, 
^ fali , gran Rey , con tu Nav'al Armada, 

placido el Norte , el Zéfíro oportuno, 
le obligan a que buele lo que nada: 
tan pujante marché, y aun cada uno, 
, que mi Nave, feñor , tuve varada, 
porque una vez las ondas me miraron, 
y de temor , en viéndome , fe ciaron. 
Hernán, Con doce mil Infantes Africanos 
y hallé á Muley , y á quatro mil GlnetíS, 

amparando los Muros Sevillanos, 
hechos los Campos barbaros tapetes: 
embiftieronfe Moros , y Chriftianos; 
faltan lanzas , efpadas , cofeletes; 
y menos fue el obrallo , que el decíUo: 
en hora y media los pafsé á cuchillo. 
Fernán, Formado en media luna , y tres hileras 

Zilde á Guadalquivir la guarda hacia 
' con diez Bigeles , y con diez Gileras, _ 
que encerraban la flor de Barbería; 
fuenan las Trcmpas , huelan las Vanderas, 
da principio la efpefa flechería; 
y embefl:idas , feñor , á vela , y remo, 
unas tomo , otras hundo , y otras quemo. 
Hernán, Un Moro me toco , cuya pujanza, * 



i4 



Tor Amfoíar fu Honor, 

de gigante cftatura í'c focorre, 

y al formídr.ble encuentro de mi lanza, 

ínmobil roca fue, ínl'enííble torrei 

pero viendo que á darme un bote alcanza, 

tal cuchillada mi furor le corre, 

que el golpe ya del brazo def^edido, 

le empezó entero , y le acabo partido. 

.F(fr«¿ín. Patente en la cubierta de la popa 
ZaiJe , dcfde la Real me dcfafía, 
ai tiempo que del choque , con que topa, 
mí Nive de la fu ya fe defvU: 
perfilo el cuerpo , tercióme la ropa, 
defpide el dardo la violencia mia; 
y atraveíTado en él , en un momt'nco 
íe le llevo bolando por el viento. 

Hernán. Cinco mil Moros cautivé al contrario» 

Fer«¿JM. Treinta vafos te traigo por memoria. 

Hernán. Abenut queda por tu tributarlo. 

Fernán. Al Af.íca ha humillado tu victoria. 

Hernán. Tu Cetro haga inmcbil el tiempo vario* 

Fernán. 1^^ fama cante tu elevada gloria. 

Lo/ í¿o/. Porque buele tu nombre, fia fegundo, 
mas alia de los términos del mundo. 



Key. Con vueftros heroicos brazos 
( ó valientes Capitanes ! ) 
no pudiera mi valor 
dudar el falir triunfante; 
pero en tan fcftívo día, 
es fuerza el veros eftrañe; 
i uno , con alegre roftro, 
a otro , con triíle femblantc; 
uno , con vil^ofas galas, 
otro , con negros disfraces: 
luto , y pompa , güilo , y pena, 
á qué fii pueden juntarfe? 

Fernán. EíTo á mi me toca : oíd, 
C-^rt-Ilanos arrogantes, 
hermofas D-im^s , gran Rey: 
que pues todos fols capaces 
de mi defloro , es precifo, 
que á mi deCmoeño os lUme: 
y atendeime vos también, 
que aunque eílo con vos no hable, 
de lo que mi esfuerzo intenta, 
no os toca la menor parte. 
Yo he rabi<i > , Caftc llanos, 
el fuccífo lamentable 
de mi cafa , / que inocente 



murió fin caufa mi madre. 
Sé , que el noble Emperador, 
nueílro Señor , y tu Padre 
( 6 Rey Don Sancho ! ) tomo 
á cargo , que fe aprobaíTe 
quao injuftamente fue 
derramada aquella fangte; 
y a efte fin , al eí.gañado 
agrifior , en una caree), 
tumba de un muerto animado, 
le encerró vivo calaver. 
Tu le has librado , f ñor, 
y porque no ríe nfe alguien, 
que el dar li&ertad al prefo, 
prueba aqui'l ddito infime, 
y que oSrb juftifícado 
( pues tifo dice el librarle ) 
continuando en el «^ro cíTo 
que quedo , como fe fabe, 
.en términos de proSanza, 
me prefento como Pirt^ ; 



porque a nadie , ccm > a raí, 
toca en acción feroejinte, 
que de mi madre el honor 
aun de un efciupulo lave. 



Bue- 



Bueno fuera , que heredero 
de íus glorias , rae jadaííe 
tai vez de ellas , y que quando 
heredo faltas notables, 
quien fe preciara en los bienes, 
no fe defpique en los males ? 
á cuyo fin , efte luco 
publica en trifte lengua ge 
del difunto hoaor , que lloro^ 
las exe<^uias funerales. 
Y pues U prueba mejor 
en nueftros eftilos fe hace 
reduciendo fu fumaria 
al termitio de un combate: 
contra quantos lo contrario 
. imaginaren probarme, 
defiendo , que Eftefanía 
( que en solio de Zifír yace ) 
muíib inocente ; y que quiea 
otra cofa imaginare 
con la idea , que lo píenfe. 
Con la voz , con que lo trate, 
con la acción , con que lo expreíTc, 
miente , como ruin , infame; 
y para que lo mantenga, 
lo que protefto delante 
de vueftra Real Mageftad, 
Plebeyos , Nobles , y Grandes 
( hablando en común con todos, 
y en particular con nadie ) 
el que acceptáre efte <iuelo, 
alce del fuelo eíTe guante. 
Arroja un guantf al fuelo , y vafe» 

ÍTffrw. Hay tal arrojo! Conmigo 
no habla. Key, Aunque el arriefgarle 
fiento en la lid , conocer ap, 
es precifo quan bien hace. 

£/v/V¿f, Segunda vez me enamora ap* 
fu valor. Conji, O , íi lograíTe, 
que para vencer mis zelos 
ofada punta le acabe ¡ 

Calf Todos fe miran ; hermofa dp. 
perípeftiva de vifages ! 

Rí/. Qi-ié es efto ? no hay , Cavallcros, 
quien eíTa prenda levante ? 

Alvaro» Si hay ; pues fiendo yo con quiea 
tuvo aquel paífado lance, 
quien duda que habla conmigo ? 



'Competidor Hijo , y Padre, 



Y porque el valor declare, 
que Alvaro Aniüres fuftenta 
lo que dixo en qualquier parte, 
acccptaré el defaíío. 
Al querer levantar Alijaro el guante , le 

detiene Hernán Ruiz,, 
Rern, Qué hacéis ? dónde vais ? pues cabe 
que el intempeftivo arrojo 
de un rapaz empeñe á nadie? 
cnio es el guante , que no es bien, 
al ver que conmigo hable, 
que fin caíligo fe quede. 
Alvaro, T^n fácil es caftigarle? 

mas mirad::- Hernán» Q¿ié he de ver ♦ 
Rey, Que Levantan/e todot» 

ya vos le queréis en valde, 
pues H.-rnando dice bien. 
Alvaro, Permitid , fcñor , que eftrañe, 
que vos , que en Caíliila fois 
de las Leyes el Atlante, 
afsi revoquéis fus fueros, 
permitiendo que embarace 
el deíafio del hijo, 
la tenacidad del padre, 
Ktf/.Q^iién os ha dicho , que efi ou 
redo advertido did^men, 
es pofsible que derogue 
lo que he confirmado antes ? 
£1 duelo eílá ya admitido; 
y fiendo de uno , no es dable, 
que no le pretenda ? Heman, Puct 
quién , feñor , ha de liditrle, 
eftando el guanta en mi mano? 
Key, Quien tiere en fu mano el guante» 
Hernán, Yo::- fi::- muerto cfto-y I 
Elvira, Elena , Al oid»» 

dudas á dudas fe añaden. 
Re/. Afil de mi muerta hermana 4?^» 
logro enmendar el ultrage, 
pues es precifo que él ceda. 
Hernán, Ya que me he cobrado , dadme 
licencia , feñor , de que 
os pregunte ( pena grave ! ) 
qué dixifteis. Rey, Dixe , Hernan¿0^ 
que en cftatutos legales 
no cabe interpretación; 
y como las Leyes manden, 
íin excepción de peifonas, 

D auc 



!■(} Por AcrifoU 

que el que la alhaja levante, 
con que cita el retador, 
fu enemigo íe declare: 
al ver eíTd .en vueftra mano 
(fia que aora el juicio fe pare 
2\ averiguar con que 
intención le levantareis ) 
acceptado el duelo queda 
por vos ; y aunque es bien repare 
^lo no vifto del empeño, 
lo pelígrofo del lance, 
y el daño que harán tan nuevos 
perniciofos egemplares; 
con todo , como Rey jufto, 
eílár debe de mi parte 
folo , que al citado reto 
feguro campo os feñale: 
y no penfeís , que por fer 
la hermofura que matafteis 
mi media hermana , me mueve 
a hacerlo el querer vengarme 
de vos ; pues á querer efto, 
me huviera fiio mas fácil, 
que antes que en el campo os lidie, 
en aquel Caftillo os mate. Vafe» 
Kírrt<íw.Muda eftatua foy de yelo ! 
Con/i, Q^jién vio cafo mas notable ! 
Jnes. Efto eftá peor que eftaba. 
Tf//o. Hernando , aunque el admirarfe 
es propio en tan nuevo cafo; 
bolved en vos , por íí hallare, 
quien no fupo prevenirle, 
modo de defempeñarle. Vafe^ 
Alvat-Q, A fer pofsible intentar, 
que á mi cf^iricu arrogante 
cedicíTeis aquella prenda, 
vierais , como en el combate 
os defempcñaba yo; 
mas pues nO puede intentarfe, 
vos fibreis bien caftlijar 
ofadÍ3s de rapaces. Vafié 
Elvira, Vén , Elena , á celebrar 
quán bien Fernando reftaure 
fu crédito ; pues es fuerza, 
que fe defmicnta fu padre. Vafe, 
Elena» No era mencfter que él . ap» 
fe dcfmicDta , fí yo hablaíTe. Vafe* 
Confl»Si es impoísible que el duelo 



• fu Itonor; 

llegue á efcdo, aníias, matadme. P'ájé* 
Calf»S^ñor mió, ufted difcurra 
ca tantas dificultades 
lo que debe hacer , de fuerte, 
que haga el mayor dlfp.irate: 
y por n ufted no los tiene 
tan á la mano , avifadmc, 
que para hacer defatinos i^^fi» 
foy grande hombre: Dios os guarde» 
Hernán. Eí\: cWdi , qué me fu cede ? 
Firmamentos Celeftiales, 
como haveis guardado á un hombre, 
á que eftrene miferable 
el defdichado egemplar 
de lidiar un hijo á un padre ? 
Válgame Dios ! qué he de hacer ? 
Si fdigo , procedo infame, 
pues agente de mi injuria, 
parece que hago fu parte; 
fino íalgo , no configo, 
que mi pundonor íe lave, 
que es el pundonor de mi hijo: 
pues otro medio mas fácil, 
que es confcíTarme engañado, 
nada rerriedia ; pues antes 
juzgarán , que ha fiJo medio 
para que el duelo fe ataje, 
y fe eftán las opiniones 
en fu primero diftamen: 
pues yo matar á mi hijo, 
quando mas debo eftimarle 
por fer honrado , y quererle, 
cómo en mi cariño es dable ? 
Si no le doy muerte , muero; 
pues el Rey , que hafta efte trañcc 
callo el propio deshonor, 
viendo , que fin caufa grave 
maté á fu hermana , porque 
confte á todas las edades, 
por folo razón de eftado 
la cabeza ha de quitarme: 
Y lo que es peor de todo, 
yo eftoy ( aun no lo oiga el alre^ 
creyendo que Eftefania 
fue traidora , vil , é infame. 
Ya es fuerza vencerme á mí, 
antes que á otros defengañe. 
Cielos , en tanta avenida 

it 



'Competidcr . 
\ de tormentoí , de pefares, 
I de empeños , de confuíjones, 
\ Cn\ norte , rumbo , ni Uftre, 
i 6 el tiempo defcubra el puerto, 
I ó antes mi vida fe acabe, 
f que vea el mundo , para aíTombro 
I de los futuros anales, 
i por Acrifolir fu Honor, 
Competidor Hijo , y Padre. 

¡ JORNADA TERCERA. 

l Salen Hernando , / Fernando , cada uno 

. por fu puerta fin ver/e, 
Fernán» Aftros para mi fatales, 

pues en continuos defdehes, 

antipodas de los bienes, 

centro me hacéis de los males: 

havrá pefares iguales 

al dolor de mi cuidado? ~ 

no ; pues eíloy en cftado 

de mi propio ser quexofo, 
j que para fer venturofo 
' me es fuerza fer defdichado, 
Hernán. Fortuna , que íicmpre errante, 

para todos te advertí, 

quando folo contra mi 

te experimento confiante: 

havra dolor tan gigante, 

como el que fufro fatal ? 

no ; que á mi bien es igual, 

y hiere con mas dcfdéa 

un mal , que parece bien, 

que un bren , que parece mal. 
Fernán, Yo de un padre retador? 
Hernán. Yo de mi hijo retado ? 
Fernán. Hay mas infeliz eftado ? 
Hernán. Hiy defventura mayor ? 
Fernán, Mas de él folo fue el error, 

pues fue él quien levanto el guante» 
Hernán, Pero yerro femé ¡ante 
I no es mió , íino del Rey; 
' pues hizo que fueíTe ley 

el que la prenda levance. 
Fernán, Vero que él ceda es forzofo, 

y que reftaure , colijo, 

el honor de madre , é hijo. 



'¡jú , jt Padre. ly 

como p..drc , y ccmo erpofo, 
Hernán, Pero en tan dlfículcofo 

duelo , que él llegue á ccdec 

es indubitable , al ver, 

que fer vil trofeo alcanza, 
por dar sér á una venganza, 
lidiar á quien le dio el sér. 
Fernán, Vcio aili mi padre viene. 
Hernán. Pero alli mi hijo eftá. 
Fernán, Llegaré á habl^ile , pues ya 

es efto lo que (íonviene. Encuentranje» 

Padre , y ftñor , aqui tiene 

tu afefto un hijo rendido. 
Hernán, Ssals j Fernando , bien venidos 
Fernán, Dadme á befar vucílra mano. 
Hernán. Quitad , que lo coitcfano 

no dice con lo atrevido. 
Fernán, VoT qué vueftro ceño vailo 

contra mi , feñor , fe altera ? 
Hernan,]>¡\inC2i yo de otra manera 

he tratado á mi contrario. 
Fernán. procedáis temerario, 

ajando mi noble: biio; 

pues no ver es defvatio, 

quando obediente me mueílro, 

que íin querer ferio vueftro, 

vos pretendéis ferio mío. 
Hernán, Tu no defiendes , que ha íido 

mal hecho lo que he obrado ? 
Fernán. S\ , pues quizás engañado 

os creifttis ofendido. 
Hernán, EC[^ acción contra m\ ha íido» 
Fernán, No es > pues en igual contienda^ 

por dar á un error enmienda» 

creyó mi pena inf:llce, 

que fea quien me lo dice 

el propio que le defienda: 

vos si tomafteis la acción 

para fidiar contra mi. 
Hernán, Yo embarazar pretendí 

de tu muerte la ocafion. 

Si del Rey la indignación 

el duelo me hizo acceptac 

viéndome la prenda alzar, 

cúlpete á tí la imprudencia 

de ponerla en contingencia 

de poderla yo tomar. 
Fernán. Yo en querer mi honor enteca 
Di k 



I 



i8 



á fcc quien foy fatísfíce, 
Hernán, Y yo en defender lo que hice, 

obro cooio Cavallero. 
Fernán. EíTo es proceder fevero 
contri tu propio interés, 
pues bolver por tu honor ei: 
y fi nñ padre no fueras;:- 
Hern, Qjh hicieras , rapaz » qué hicieras ? 
Fern.'Q íarte , ícñor , los pies. ArrodlUafem 
Padre , con ho ira he nacido, 
tu miími fangre obra en mi; 
no me defdores afji: 
piedad á tus plantas pido. 
aern. Qué es efto ? yo enternecido ? ap» 
t.il fliqueza manifiefto? Llora* 
Hijo; mal nombre te he puefto: 
enemigo ; aqueftá ley 
me la hace obfervar el Rey. 
Fern. Pues el Rey::- Hern» El Rey::- 
Sale el Key. Q^:é es efto ? 

qué es lo que os mando obfervar ? 
Hernán, Smoi , la ley de tener, 
que fefulr , que padecer, 
que fufrir , y que llorar, 
Key^ Reprimid vueftro pefar, 
que pues eftoy de por medio, 
ya yo he difcurrldo medio, 
que os logre dexar ¡guales, 
Fernán, Mucho fera que á dos males 

pueda baftir un remedio. 
Key. Que un hijo mida el acero 
con fu padre , es acción dura; 
dexar la opinión fegura 
de mi hermana , es lo pricnero: 
«no , y otro conííiero 
a favor de vos, y vos; 
pero no encuentro , por DIof, 
mas medio que el difcurrido. 
Los dos. Igual , gran feñor , ha fido? 
Hf/, Ceder uno de los dos: 
6 tü debes confcíTir, 
que fue tu madre culpada: 
pues ya la mancha lavada, 
nadie la puede notar, 
* y dcxarme fencencíar 

contra ella el pleito con eíTor 
b tü decir , que el exccíTo 
de baveria la muerte dado 



Por AcrtfoUr fn HofJor, 



comctifteis engañado, 
como lo infiere el ProceíTo: 
mirad lo que haveis de hacer, 
para poder yo juzgar. 
Hernán, Pues en eíTo hay que dudar ? 
Fernando debe ceder: 
fi yo mlfmo llegué t ver 
mi afrenta , y en fus defpojoi 
fatlifago mis enojos; 
no feran nuevos agravios 
querer defdecir los labios 
lo que averiguan los ojos ? 
Fernán, Los ojos fuelcn error 
padecer ; mas no la fama, 
porque voz de Dios íe llama 
la voz del Pueblo , feñor: 
luego ceder en rigor 
debe mi padre , atendidos 
los créditos adquiridos 
de mi madre en fus defpojos; 
pues fi él fe atiende á los ojos» 
yo me atengo á mis oídos. 
Hernán. Sentada ya mi opinión, 
fe tendrá por liviandad, 
que ceda en una verdad 
tan agena de pafslon: 
Que cedas tu es mas razón, 
que ademis de fer virtud 
tu obedienC£ prontitud, 
te difculpa , a mi entender, 
el que haya podido fer 
ardor de la juventud. 
Fernán. SI tu opinión te eftorvb, 
feguir lo mlfmo me agrada, 
que tü la tienes fentada, 
y es fuerza fentarla yo: 
Ceder á ti te toco, 
pues demás de fer piedad 
confcíTar una verdad, 
te es defcargo el difcurtír, 
que fe puede atribuir 
á error de la ancianidad. 
Rejf, No acabáis de refoiver ? 
Hernán. StñoT , para no canfaros, 
de lo que una vez afiímo, 
co mi vida me retrato. 
Fernán. Ni yo ; que fi una raugCf, 
a fuer de buen Hijodalgo, 

me 



Competidor 

me encargara fu defenfa, 

cftaba en Ley obligado, 

fuiíTe qualquiera , a ampararla; 

puc$ qué fe dirá , C\ acafo 

lo que hiciera por qualquiera, 

por uoa madre no hago ? 
Rey. Pues advertid , que he cumplido, 

y que ya no irá á mi cargo 

el mal egcmplo de ver 

que falgao defifiados 

padre, é hijo, Fernán, E\ cederá, 

r<rñor , para bien de entrambos. 
Hernán, Qon el tiempo , gran íeñor, 

fe vencerá cíTe muchacho. 
Key, Pues mientras el tiempo llegi. 

para mañana os íeñalo 

el campo de la batalla 

delante de mi Palacio: 

y fupuefto , que tan ciegos, 

tan torpes, tan obdinados 

os halla la piedad mia, 

idos de mi vifta entrambos» 
Ftfr«4«. Señor::- Hernán. Scñoc::- 
Rey» Q^íé efperais ? 
Fernán. Yo , obedeceros , dudando 

de qué nazca vueílro ceño; 

pues en profeguir mi brazo 
empeño tan de vos propio, 
mas os firvo , que os agravio. Vaje* 
Hernán. Aunque os irritcis , feñor, 
debéis advertir , que qaando 
contra mi fangre peléo, 
y contra mi honor batallo; 
n le hay , á nadie le eílá 
mejor , que á miel defengaño. Vafe» 
Key, Eífe es el que anhelo yo; 
y pues el lance paliado, 
en que turbada la Efclava 
permitió algunos amagos 
á mis dudas , me defcubre 
di(lante luz , que no alcanzo: 
vive el Cielo , que con ella 
fe ha de eftrecbar mi cuidado, 
que íin duda algún fecreto 
guarda en orden á efte cafo. 
Pero aqui Conftanza viene; 
de ella , para lo que trazo, 
me he de valer* Salen Con/hnfuí, i Inh, 



Conji. Y tuvífte 

modo de hablar á Fernaado ? 
Inés, Aora le vi falir, 

y le dixe , aunque de paíío, 

vinicíTe 41 Jirdin. Kí/. Eftimo, 

Conftanza , haverte ef>contrado« 
Conft. Como yo el tener, feñor, 

en que ferviros. 
Al paño Alvaro, Hablando 

cftán Conftanza , y el Rey; 

oculto efperaré un rato 

que la dexe , para hablarla* 
Key, Afsi el intento logramos, 

fí me pone tu fineza 

en el parage , que aguardo. 
Confi. Correfponder , gran feñor, 

debo en la fe , que os confagr», 

á vueftro afcdo ; eftaré 

en el jnrdin efperando 

con Elena. Alvaro. Qué oigo , Cielos \ 

no bailan los de Fernando, 

fino otros zelos del Rey ? 

de zelos á zelos vamos. 
Key, Con la difculpa de fec 

á la muíica inclinado, 

ordenando tu que eílé, 

como otras vece* , cantando, . 

podré entrar á verte , y verla; 

y puefto que harta lograrlo 

no foíTegaré , vé , pues, 

y difpon lo que te mando. Vafe% 
Alvaro, Ya quedó fola. Confi, Supuefto, 

que tengo determinado 

con una noble venganza 

triunfar de un error villano, 

ya que á Fernando aviíafles; 

dónde , Inés , nueftro cuidado 

hallar á Alvaro pudiera ? 
Sale Alvaro. A tus pies , que adivinando 

mi infaufta cruel eftrella, 

que no puede fer llamado 

á otra cofa , que á pregones, 

pefarcs , y fobrefaltos; 

por no perder fu crueldad 

tiempo , me trae el acafo, 

á que me eftorve el oirlo, 

el confuelo de ignorarlo. 
Conft, Algunas veces fe fuelc 

en- 



JO . Búr Acrifv 

cngañ.ir el juicio humano: 
y aunque codas hjfti aquí, 
Alvaro , en mi havrás hallado 
los dcfpegcs , que encareces; 
dcfJc el Invierno al V¿rano, 
á deívelos del Abril, 
rauda de íemblünte el campo: 
y af¿i » no el juicio ai.ticipes, 
que cal vez. no es embarazo, 
para iVr oy muy dichofo, 
fer ayer muy defdlchado. 

Alvaro. Arrojarame á cus pies 
para filiar con mis libios 
la hcrmofa huella , que eílampas, 
á no eftar imaginando, 
que dicha mía , es precifo, 
que fea fucño , b fea engaño. 

Conji, Pücs no es engaño , ni fueño; 
y para hablarce mas claro, 
yo quite á Fernando bien, 
quando fue leal Fernando: 
teniendo zelos de ti, 
quifc darle el defengaño; 
y no tan folo groíTero, 
defatento , infiel , cirano, 
no me le qnifo admitir, 
fino es , profiguiendo ir.cauto 
en Tos amores de Elvira, 
de ella la noche llamado, 
que con fu padre reñiiles, 
entrada le dio en Palacio. 
De eftas ofenlas herido 
un pecho , que no es de marmol, 
no es mucho , que en fu mudanza 
procure fu def.gravío. 
Y pues te he reconocido 
fino , acento, y corteíano, 
leal , obediente, y cuerdo, 
vea el mundo, que en el blando 
imperio de Amor , también 
hay numen juftíficado, 
que fjbc prerniar al fino, 
y caftígar al ingrato. 
D:fde oy , Alvaro, veras 
quan tacilmeiite paííamos, 
obligadas las mugeres, 
del rencor al agaífjjo: 
pero porque no fe diga. 



fu Honor y 

que te quedas dcfaírado, 
fiij moftrar , que de cftc duela 
fuifte motivo , te cnca-go, 
que ya que lidiar no puedes, 
como principal , tu garvo, 
como acceíTorio , pelee: 
y efto lo verás logrado 
cor rra Ferrando , fi entras 
a Hjrnrtii Ruiz apadrinando. 
Vean , que loque una vez 
le predixiítc arreftado, 
como puedes lo mantienes 
pueílo del contrario vando. 
Y íi acafo en la palcílra 
te da forma algún acafo, 
por complacer mi venganza, 
■ que le des muerte te mando; 
y fí efto executas pronto, 
leal , atento , y gallardo, 
en premio de ambas finezas, 
fegura tienes mi mano. Vafe» 
Inés, Oye ufted ; y fi me encuentra 
al picaro del Criado 
(que también con Elenilla 
fuelo enrizarme el penacho ) 
dexefe ufted de primores, 
y démele dos porrazoi; 
que íi lo hace , aqui tendri 
un favor para ún Lacayo. Vafe- 
Alvaro,En nada mejor conozco, 
que no es la fineza engaño 
de Confianza , como en ver, 
que quiera que obre bizarro: 
y pues he de obedecerla, 
bufcaré á Hernán Ruiz de Caftro; 
pues ambos de una opinión, 
un motivo afsiíle en ambos, 
para que yo íalga airofo, 
y él qu rde defc-nipeñado. Vafe» 
Salen Do fia Elvira , / Elena, 
Elvira, Aqui cu íuave acento 

que acompaña las ráf.iga^ del viento, 
podra con tu dulzura , Elena mia, 
divertir mi mortal fnelancoli¿." 
Elena. Imaginando eftoy , que la ciifteza 
debe de í^r de tal natural» za, 
que contagie fo mal pegarf;^ puede; 
y afsi , de mi peíar tu mal piocede. 

Elvira» 



Cówpetidor 1 

thtra. Ay "Elena ! yo tengo 
motivo en el dífgufto que mantengo? 
pues defde que ha fabído 
Fernando , que es el Rey el que rendido 
fefteja mí belleza, 
me trata con defpego , y eftrañeza: 
A aquella reji quiero 
( por fi acierta á paííar por el terrero ) 
ponerme ; y mientras tanto, 
la fonóra harmonía de tu canto 
difsimiile la acción , que amante figo, 
con eíTo juzgarán que eftoy contigo. 
Vafe Elvira» 

Elena» Ay Cielos ! quién hallara 
en tan dudofo mal , pena tan rara, 
como vive mi pecho atofigado, 

. un nuevo modo de llorar cantado. 

> Pero pues no le encuentro, 
falga , falga del centro 
la q es dulzura en otros, yen mí efpanto, 

. y haré cuenta que lloro lo que canco. 

Canta, Sonora Tortolilla, 

. fi en tu mal te lamentas: 
ce , no te expliques, 
ay ! no te entiendan; 
que fi pierdes tu quexa , y tu alivio; 
de qué te íirve tu alivio , y tu quexa ? 
Mas quedito trinando fufpíra, 
mas pafsito llorando gorgéa. 
Al paño el Re/ , y Conftanz.a, 

Conft» Sola eftá. Rey, A buena ocafion 
llegamos. Cí>«/?. No fofo es buena, 
fino es la mejor ; que pues 
vueftra Mageftad intenta, 
que nadie llegue á eílorvarle, 
de guardia quedo en la amena 
eílancia del Jardin. Rey, Vete. 

Conjf, Quiera el Cielo , que no vengan 
Alvaro , y Fernando , hafta 
' que el Rey á aufentarfe buelva. Vafe, 

Canta Elena. Si en tu filencio confiíle 
el confuelo , que refervas, 
qué mas dicha , que tener 
tu ventura en tu cautela ? 
Mas quedito trinando fuf^ira, 
mas pafsito trinando gorgea. 
Sale el Rey. Aunque perfuada tu voz 
tan provechofa fentencia 



"j^o , y Padre. J I 

como que calle , quien tiene 
fu precipicio en fu lengua, 
ya que efta vez te hillo fola, 
no te ha de valer , Elena, 
en el enigma , que guardas, 
la máxima , que acoíifcjas. 

Elena, Señor , vueftra Mageftad 

aqui ? Rey, Sí ; porque me es fuerza 

inquirir de tí un fecreco, 

en que mí honor fe atravieíTa. 

Elena, Ay de mi ¡ fi de mi culpa ap. 
alcanza alguna fofpecha ? 
Yo::- quando::- fi::- Rey, No te turbes.^ 

Elena» O Cielos, y quien pudiera ap. 
llamar a Elvira , porque 
me eftorvaííe tanta pena! 

Rey. Ociando en tu quarto Hernán Ru?¿ 
de la terrible violencia 
te recordó del defmayo, 
ronco el pecho , y la voz yerta, 
fin aliento el corazón, 
y las palabras fin fuerza, 
de decir lo que ocultabas \ 
no le hicifte mil promeíías ? 
Pues yo he de faber , villana, 
quantos fecretos refervas, 
b te he de dar dos mil muertes. 

Elena, Señor , fino confideras, 

que Elvira::- Rey, No alces la voz. 

Elena. Es que es precifo que entiendas, 
que quando Elvira::- Rey, No callas ? 

Al paño Doña Elvira , y Doña Conftanr^a. 

Elvira, Si me eftá llamando Elena, 
por qué no quieres , Conftanza, 
que paíTe de aquí ? Confi. EiU fenda 
me mando guardar el Rey, 
porque eftá hablando con ella; 
y afsi , no puedes paííar. 

Elvira, Ha traidora I alguna nuev) 
cautela tuya ferá. 

Conft, Para que tu error advierta, 
que quien hace las traiciones, 
es fola la que las píen fa, 
que los oigas te permito 
conmigo , defde efta efpcfa 
celosía de jazmines. 

Elvira. Bifta , que aun para que atienda 
lo que tu , he venido á tiempo 

en 



en que te pida licencia. 
Re/, Supuefto , que hablar prometes, 
h-ibU : Hi ! íí el Cielo qulíicra, dp» 
que para cíloivar el reto, 
todo en declarar fenezca 
efta Efclava lo que calla. 
Elena» Pues prímcio foy yo que ella, ap, 
perdone cfti vez Eivira. 
Vcrdid es , fcñor , que apenas 
bolv\ del mortal dcímayo, 
1a noche que vuel^ra Alteza 
entró en mi quaito , propufe 
hablar ; mas viendo que era 
precifo , que un defedgiño 
tan cara a cara te ofenda, 
botvl á cobrarme , y callé. 
Rejf. Ofenderme , en qué manera ? 
Elena. En que Ci os huviera dicho^ 
que hada allí mí culpa era 
haverme mandado Elvira, 
que biXiíTe k hacer la feña 
á Fernando Ruíz de Calero, 
^e le cfjeré en una reja 
¿el terrero , y que defpues 
entrándole por la puerta 
del muro::- Re/ Cómo , que es eíTo ? 
Cielos , yo vine por nuevas ap, 
de mi honor ; y de mi amor 
las hallo malas , y ciertas. 
Elvira* Hi traidora ! Con^.Qjí-do , Elvira, 

cfcucha , y prefta paciencia. 
EUna,Y que dofpues á mi quarto 
Elvira á Fernando lleva, 
donde mucho rato Tolos 
h'iblando eftuvieron::- Re/» Sella 
el labio ; pero no . di: 
vive el Ciclo::- Elvira. Crueldad fiera ! 
Elena. Y que viendo que venías, 
y con la llave mieftra, 
quizas fofpechofo ya 
abriendo eftiba* la puerta::- 
Rgy» Vive Dios , que era Fernando ap» 
quien Tello vio entrar. Elena.Li fuerza 
de la turbación , al ver 
que i macir li luz fe arrefta, 
V entrando fu padre a efcuras, 
al tiempo que yo una vela 
Tacaba , entre ambas efpadas» 



Por Acrifoíar fh Honor, 



de un ellupor la violencia 
me embargo todo el aliento, 
y me coito de manera, 
que en el fuelo dcfmáyada 
cau Elvira. Mas valiera muerta: 
D.íxame falir. Confi. A qué ? 
fí ya todo lo que ir:tv:rtas 
que f-- ignore , f .be el Rey. 

Elvira» Ha traidora ! que ha íido eftt 
acción forjada por ti, 

^ trayendo al Rey a que inquiera 
de cíTa infame tris fecreros; 
qué iadiguamente te vengssí 

CoYift» Engañarte , Elvira , que antei 
ííento mucho el que lo fíentas. ' 

Re/» En fin , que por el balcón 

fe arrojó ? Elena. Aísi me lo cueáca 
defpues Elvira ; y fu puerto 
que fus íecretos franquea 
mi temor , folo te pido::- 

Re/, Qac ? Elena. Qjc Elvira no lo fepa. 

Re/» Anda , que no lo fabrá. 

Elena» De buen fuílo , a coila de ella, 
he filido. Fafe, 
Salen Elvira , / ConJ^anxia» 

Elvira» EíTa palabra, 

gran feñor , no es fácil pueda 
vueftra Migeftad cumplirla. 

Ref. Por qué ? Elvira. Porque quanto CÍfa 
vil Eíclava os ha contado, 
he oiio. Re/. De eíTa manera, 
bien podré culparte yo, 
ingrata enemig^í b.Ila, 
el vér que por un vaíT.illo, 
a un amante Rey defprecias. 

Elvira» Mir<- , fcñ^r , lo que dice 
vuel^ra MigeLtad , y crea 
( aora verá Conftan za apm 
fi le sé bolvec la flecha ) 
que no por mi , el que haya hablado 
eíTa traidora me pffa, 
fíno es por mi prima , a quien 
le toca quanto revela. 

Con/i. A mi , E'vira ? 

Elvira. A ti , Coiiftanza; 

pues tus perfuaíiones necias, 
íiendo amante de Fernando, 
defdc que en aquella Aldéa 

Oltt'» 



CofPpetlclor 1 

ambos os criafteís juntos, 
me forzaron á que hiciera, 
que á verte huvíeíTc venido 

^ de noche al quarto de Elena. 

Confi. Te engañas. 

^Ivira. Qué es que me engaño ? 

Rf/. Njda que dudar rae dexan. 

Elvira. Qué es mentira ? que porque 
de la paííada pendencia b 
con Don Alvaro pudieíTes 
fatisfacerle tíi mefma 
los zelos , me hicifte hacer 
la torpe Indignidad ciega 
de eñarle yo peifuadiendo, 
que boIvieíTe á tus finezas ? 
Y haciéndote tiempo , quando 
antes de que tu vinieras, 

. ' .p^rso con los dos Fernandos, 
lo que la Efclava confíe íTí? 

. Pues , Confianza , aqueíío no, 
que aunque las Reales orejas, 
con tan indiguas noticias 
fe laftlmí^n , y fe of>/ndan; 
quando me dcxas culpada, 
la Ley natural me cnfeña, 
á que es primero bolvcr 
por mi honor ( falva tu quexa), 
y aunque tanto defacato, 
Tenor , ante vos comrta; 
pues de Conftarza es la culpa, 
no ha de íer mii la pena. Va/e. 

Con/i. Gran feñor , plogui á los Cí.j1os:;- 

Key^ Q^ilcate de mi prefencia, 
que ya conozco de entrambas 
las traiciones. Conft. Pues no dexas 
que me diículpe , á los ojos 
havrá de apelar la lengua. Vafe» 

"Rey. Cielos , Fernando fe atreve, 
viendo que Elvira le alienta, 
á profanar mi Palacio ! 
A Conftanza galantea 
Alvaro , y por ella riñe ! 
En tan áfp¿ras muerias, 
mas que irritar la venganza, 
debe templar la prudencia. 
A Dios , loca pafsíon mía, 
pues en mi es razón que pueda, 

V mas que el tesón de mi amor, 
, el luíite de mí grandeza. Vafe^ 



¡jo , y Padre, 5 3 

Tocan Caxas , y Clarines , y [alen Inci, 

y Calflrrai, 
Cal/, De no haver ido al Jardín, 

como ayer fe le ordaio, • 

mi amo venir me ma db 

á dar fu difculpa , á fía 

de que Conftanza no crea, 

que á hacerla defairc afpira. 
Inés» Como cumpla con Elvira, 

que es á quien él gilantéa, 

y á Elena vueíTa merced, 

qualquiera atención íe ig. ora. 
Calf, Diga efto ufté á fu f nira. 
Inés, Ya. buelvo ; aguárdeme uftcd. 
Calf. Mire ufted , que eík»y de dueí#, 

j no me puedo aguardar. 
Inés, Poco le hace á uíté efperar. Vafe» 
Calf^^La. cortesía es buñuelo? 

pero zelos fon de Elena 

el dengue , y la ferledid. 
Sale Elena. DbúáQ la riguridad» 

rae arrebata de mi p¿na, 

que havi^ndome aíTtgurado 

el Marcial acorde ruido, 

que para el reto admitido 

es oy el dia aplazado, 

tras el ciego frenesí, 

que me hace en dura aflíccloa 

pedazos el corazón, 

me trae ? mas quién eftá aquí ? 
Calf. Mt^lancolica bel jad, a^» 

que miedo , y cariño mete: 

Q^ ién hi de fer ? un pobrete, 

que , am nte de eíTa d^Iiad, 

te facrifíca fu fe, 
Elena. Caifotras , dime , qué eílruendd 

e«{ efte , que fe efta oyendo ? 
Calf Yo , mí bi:n , te lr> diré: 

efto es , que del defafio 

entre hijo , v padre llego 

el dia. Elena. Bien temí yo. a^^ 
Calf. Y ííguieodo el defvario, 

que hafta oy tftan Jcigando, 

el Rey para la fm cíiin 

Juez del campo ha hecho á RaiQon^ 

y padrino de Fernando 

el mozo es Tollo de Lara; 

Alvaro Anzüres , del vi" 102 

ay , qué divino eucceccjol 

£ biea 



34 ^or AcrtfoU 

bien haya amen efla cara. 

Elena, Profígue , y no hables afsí, 
que el Rey entra en el efpaclo 
de la Plaza de Palacio. 

Calf. Todo eftá a punto. Elena. Ay de m*i ! 

Sale Inef. Di á tu amo::- pero qué miro ? 

Elena. Vete , no te vea Inés. 

Calf. C^iíén eíTa íeñora es ? 
no viene ázía mi cíTe tiro. 

Elena. Es tu antigua conocida, 

Calf. Por cierto noble bocado. 

Jnés.Wdi Infame defvergonzado l 

Calf. Una puerca relamida; 
no compare á un Serafín 
con fus altos , y fus baxos, 
á muger que trae zancajos 
debaxo del faldellín. 

Jnh, Mientes , picaro fin Ley. Dale» 

Calf Av Dios , que me defpedaza. 

£/e«¿f.Inés , Incs* Dent. voces. Plaza, plaza. 

Elena, Repara , que viene el Rey. 

Jnes. Su maldad , fino vlrlera, 
uno , y otro me pagara. 

Calf, Los dL^blos lleven la cara::- 

Dent. voces. Plaza , plaza : fuera , fuera. 

Tocan Caxas , y Clarines , / falen el Re/y 

Alvaro , Tello , Ramón , Elvira , Confian- 
x.a j Hernando , / Fernand» , armados 
para reñir. 

Rey, Ya que para componeros 
no he podido hallar camIr,o, 
buelvo á decir , que á mí cuenta 
DO vaya tan nunca vifto 
exemplar. Fem. Señor , protefto 
ante vueftros pies rendido, 
que en lidiar con quien peléo, 
contra mi padre no lidio, 
fino es contra quien mi honor 
quiere ultrajar , perfuadldo, 
á que lo que hizo en tu ofenfa, 
fue bien hecho , y fue bien dicho. 

Hern. Tampoco yo , gran ícñor 
( fi la metáfora figo ) 
contra mi hijo peléo, 
fino es contra el que ha querido, 
que dí^fminclendome á mi, 
defdorc el pundonor mío. 

j{g/. Pues fupuefto , que refueltos 
es ca vano peifuadlros 



Ju Honor, 

á otra coía : Juez del Campo ? 
Ramón. S.-ñor. Re/. Efta prevenido 

todo? Ramon,Todo eftá ordenado. 
Rey. Id , y exerccd vueílro oficio. 
Ramón, Todavía efloy dudando a^. 

lo que toco , y lo que miro. Vafe. 
Alvaro, Yo fupuefto , que la honra 

me toco de fer padrino 

de Hernando ( para el efedo, 

que dirá el fuceíTo mlfmo ) 

á reconocer el campo 

me adelanto. Vafe, 
Teilo, Y yo á lo mlfmo; 

pues fiendolo de Fernando, 

cumplir mí cargo es precifo. Vafe» 
Elvira, O! alcance yo á verle folo. ap» 

pues hablarle felicito. Vafe, 
Elena. O ! halle yo forma , de que ap» 

temple el volcán , que refplro. 
Rey. No hay ya q efperar, Hernando. Vafe» 
Hern, Vamos. Fem, Con tanto defvio, 

Padre , os vais ? pefe á mi honor ! 
/ífr«.Puesqué queréis? Fern. Que vencido 

de mis ruegos en la parte 

que tieac la acción , que figo, 

de Irreverencia , me des 

el perdón , que á tus pies pido: 

d^'xame befar tus plantas. Arrodillafu 
Hírn. E(^o me pides, mal hijo? 

plegué á Dios::- Fern, Qué? 
Hern. Que te traiga 

t lui fdnte de tu enemigo. 
Fern, Aiues , íeñor , en mi pecho 

fe cftrene tu acero limpio. 
Hírn. En fin , que contra tu padrc 

▼as á efgrlmir el cuchÜlo? 
Fern, En fin , que vás á lidiar 

contra el que de ti ha nacido ? 
Hern. Efte es rigor de la eftrella. Llorst, 
Fern. Efto es crueldad del deftiiio: 

lloras , padre ? Hern, Q^ é sé yo. Va/e* 
Calf, Yo también enternecido, 

apenas vencerme puedo: 

mocos , falld hilo á hilo. 
Con/}. Llegó á mi fjtlifirclon Vafe, 

<el dia. Elena. Cielos Divinos, api 

parece que de mí pecho 

fe ha apoderado el Abifmo I Vafe, 
j&?f/.Paraéfta.C^//. Llévete el áidih\o. Vanfe. 

Fern» 



Comfetidor Hi 

Ftrn, Aftroj para mi enemigos, 
en qué vendrán á pai** 
tan dudofos laberintos ! Vafe, 
Tocan Caxas , / defcubrefe en un Trono el 
Key yy á fus pies todas las Damas 
falen Ramón , y Soldados. 
Ramón. Pues ya vueftra Maj^cftad 
vé que defpejado el íício, 
la Paleftra aísgurada, 
y el íilencio Introducido; 
Mantenedox , y R.tado 
folo aguardan el avífo: 
qué ordenas ? Rey» Qiie del Clarín 
feñal haga el bronce herido. 
Elena, Aun no me puedo aquietar, ap* 
^Elvira. Ya en la Palfftra dlvlfo 
' á Fernando, Ramón. Toca á marcha. 
Con/i. Si lograré mi dvíigiiio ? ap. 
Rey. Aun elpero , que uno ceda 

de los dos , 6 padre , b hijo. Caxas, 
Por un Palenque fuben al tablado Calforras 
con varas , Tello de Padrino , / Fernando 
de luto , y Criados con a^maj, 
Ramón, Cavallero , que en la valla 
os prefenta vueftro brío, 
quién fois ? 
Tello. Fernán Ruíz de Caftro. 
Ramón. Efperad en vueftro fitio, 
mientras el Aventurero 
huella á la Palcftra el circo. Caxas, 
Suben un Soldado con varas , Alvaro de Pa- 
- drino , y Hernando de gala , y Criados 
con armas ocupan fu pue/io. 
Vos , que al circo os peclcntais, 
dadme de qui-n fois indicio. 
Alvar. V{zii\2L\\ Ruii d - QA\\.to,Ram, Bien: 
y pues ambos incluidos 
en la Paleftra , es forzofo 
cumplir al duelo los ritos; 
ante la alca Migeftid 
de Don Sancho , Rc*v invicto 
de Lcon , y de Caftilia, 
baveis de llegar conmigo 
a hac£r el ple ito h' m<Miage. Caxas* 
Los dos. Vamos. Rey. Ai tes es predio 
( porque á todo el min.do conftc 
fabcr á qué íols venidos ) 
que juréis , que ni rencor, 
embídla , ai oteo motivo, 



jo , y Padre, 3 y 

que el defender una honra 
os hace íer enemigos. 

Los dos. Si j iramos. Rey. Que fin pa^Of^ 
fuperfticiones , ni hechizos, 
lidiáis , folo del valor 
de vueftros brazos validos. 

Los dos. Si juramos. Rey. Puei las armas 
reconozcan los Padrinos, 
como es ufado , a los dos. Caxas, 

Alv.y Tello, No hay ventaja , ni artificio, 
que deíigualarlos pueda. Midenlas, 

Ramón. Poes mientras dure el conflido, 
ninguno alce voz , que pueda 
dar temor , ni dar alivio 
a los que a combatir van. 

Elena. Q^ié frenesí , qué delirio ! ap. 
Todo el Infierno en mi pecho 
parece que ha introducido 
el Cielo ; una oculta fuerza 
rae hace hablar : yo determino 
perder de una vez la vida. 

Alv. y Tello. Y á reneis el Sal partido; 
toca al arma. Rey, Al arma toca. 

Al embejiirfe , fe arroja Elena en medio 
el Rey arroja la vara, 

Elena, Tened , parad los bruñidos 
aceros , que el Cielo quiere 
defcubrir fus juftos juicios. 

Rey. Sufpended ambos la acción, 
ha a ver con qué motivo 
da eftas voces eíTa Efclava. 

Todos. Qué es efto ? Elena. Es que me mfro 
en un fulfjireo volcán, 
en un Monglbelo aftivo 
arder halla el corazón; 
y parece que á mi o'ido 
me eftá diciendo una voz, 
que en vano á librarme afpíro, 
fino conficíío verdades, 
que ya fe hallan mal configo. 

Rey. Habla pues. Elena, Señor , la vida 
es lo único que pido; 
y como eíía me concedas, 
yo hablaré. Rey. Qcié mas caftigo, 
que el que fientcs ? yo te otorgo, 
porque tanto labcti to 
f;: aclare , lo que me pides. 

Elena. P.^es oíd , fi los gemidos 
que me hace dar mi dolor 

no 



5<S 



no me interrumpen a gritos. 

Ellcfinra , feñor, 

que en los eternos Zifíros 

yace , inocente murió: 

Yo fui quien havicndo viílo 

al muerto Conde Don Vela 

aficTonado á fu brío, 

le daba entrada de noche, 

valida del artIfíJo 

de fi.igir de mi fcñora 

la voz ; pues tan parecidos 

eran d; entrambas los ecos, 

que cad eran uno mífcno. 

Diciendo qut era recato, 

jímas le entré á mi retiro, 
. íino es de noche , que quando 

fe quitiba los vertidos 

exteriores mi feñora, 

yo en un retirado íitio 

me los ponia , y con eíTo 

daba mas fuerza al indicio. 

La noche de la tragedia 

yo fui la que en el florido 

tapete de aquella fuente, 

en engañüfoí cariños 

brindé la muerte á aquel ¡oven: 

Yo , la que , abticado camino 

a mi fuga , iba muaii io 

las luces , quand 1 embebido 

en fu coljra ya H rnando, 

halló aquel Angel divino, 

que vi. .o á pigar por v'etro, 

los yerros de mi delito. 

Y pues que yo::- quando::- sí::- 

pude ( terrible m-irtirlo! ) 

íer ( ó! m^ítemc mi efpanto ¡ ) 

la caufa ( f¡ \ viv^a an'mD ! ) 
' ay de mi I que al pafno , al fufto, 

al aíTombro , al precioi. io, 

al efpanto , á la coi.g >¡a, 

al dolor, al parafilmo, 

con que fii vivir a.iento, 

ya fin aii.-nto ref liro. Ca^ defmayixda, 
Hern. Hi ¡nfjme ! Fern, Ha vil ! 
Rey, Salpenued 

los aceros vengativos. 



Por Acrifolar fu Honor. 

que fi cftá muerta , es en vano 
til rigor un rendido. 
Alvaro. No ha muerto. Te//o. Aun alirnt' 
Key» Pues retiradla. Htm. Ay hijo miu 
tu dcf.'ndla< mi;y bírn: 
yo era el que eftaba fin juicio: 
dame la mueitc , purs fui 
tirano homiciia impio 
de la b.-ldid mas honcfta, 
que vio el Sol defde el Olimpo» 
Fern. Los brazos te daré padre; 
pues los Ciclos han querido 
bol ver fin mi , por tu caufa. 
Ramón. Y á m" , Fernando querido, 

no me das mil parabienes? 
Fern, Cómo puede mi cariño 

dexar , Rimnn , de abrazarte? 
Alvaro. Ya en fuceíTo tan no viílo, 
no tiene lugar mi nuevo 
empeño , que difcurrido 
havia. Kf/. Todos debemos 
en perpetuo regocijo 
dar muchas gracias al Cíelo; 
pues aun buelve con prodigios 
por una inocencia muerta. 
Cxlf» Mal año para fu hocico, 
a quien hice yo arrumacos. 
Inh. No en vano por mi capricho 

íít'mpre aborrecí efta perra. 
Fern. Señor , de albricias te pido 
la mano de Elvira. Rey. Q^iiea 
fab: entrar por un poíligo 
con ík^oi a- ticipadf, 
ya clT,»tro tijnc adquirido. 
Alvaro, Cor» la de Coniranza a mi, 
que me honráis , í-ñor , os pido. 
Rey, D.Tpues que os cueíla pendencias 
no os la do/ » que os la confirmo 
Elvira. Dichcfc) fia de rai^ penas. 
C(.nfi, Contente monos , dcftino. 
Inhs. To:a eíTos hut^íf js , versante, 
Calf, Toma un montón de nudillos» 
Todos. Por Acrifolar fu H Mior, 



Competidor Pidrc , é Hijo, 
aquí, tiene fí i díchofo, 
fi acafó merece un vitor. 



FIN. 

Con Licencia: Fn Valencia , en la Imprenta de la Viuia de Jofeph de Orga 
Calle de la Cruz Nueva, en donde fe hillará eila , y otras 
de diferentes Tituloj. Ano 1761. 



f 



I 



» 



II 



Dr. "^30 



Ac*c(*ssi(>ns Slu^ir X(). \\ 

/>(// /o/f L íOj fU I : 




FOIV 



ililtiíUtn J.ínltltr Ciluam 

/A'^/rr/Zf //. f //////, /A'7. '>.